(AP)
(AP)

Los bancos españoles acordaron hoy suspender temporalmente los por deudas hipotecarios en casos de extrema necesidad, justo en el momento en que figuras del Gobierno y oposición de este país buscan fórmulas para frenar uno de los mayores dramas sociales del país.

La (AEB), que agrupa a las principales entidades financieras, señaló que la medida intenta contribuir a "paliar la situación de desamparo de muchas personas por causa de la crisis económica".

La medida estará vigente durante los dos próximos años. AEB no definió a qué se refería con "casos de extrema necesidad", aunque se da por supuesto que la moratoria incluirá familias desocupadas sin ingresos.

El drama de los desahucios hipotecarios es una consecuencia directa del altísimo en el país, superior al 25%. La ley es muy rígida en estos casos. Las personas que no pueden hacer frente al pago de su hipoteca son desalojadas por orden judicial, perdiendo la casa y todo el dinero pagado.

Más de 350,000 personas muchas de ellas inmigrantes han perdido su vivienda y los ingresos de media vida desde el comienzo de la crisis en 2008. El Gobierno calcula que actualmente .

Los movimientos sociales para paralizar los embargos han ido en aumento en los últimos meses. La indignación se ha centrado en entidades nacionalizadas, que han mantenido su política de desahucios a pesar de ser rescatadas con dinero público.

La gota que colmó el vaso se produjo la semana pasada en el País Vasco, cuando desde de su casa minutos antes de ser desalojada.

Desde entonces, el Gobierno conservador y el opositor Partido Socialista iniciaron una ronda de contactos para buscar una reforma legal urgente que frene el drama de los desahucios.