Ministros españoles presentaron el plan en La Moncloa. (Reuters)
Ministros españoles presentaron el plan en La Moncloa. (Reuters)

Ni fuertes ajustes ni subidas importantes de impuestos. El segundo plan nacional de reformas, que ha presentado el Gobierno de Mariano Rajoy, no tiene nada que ver con los durísimos recortes presentados en 2012.

Contra todo pronóstico, España mantendrá el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el presidente, Mariano Rajoy, compareceré en un par de semanas en el Congreso para explicar su nuevo plan.

Por un lado, la prometida rebaja del IRPF no se producirá en 2014, sino en 2015, por las circunstancias electorales, aclaró el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Se trata de 22 medidas, de las cuales la calve girará en torno al saneamiento de las cuentas públicas (creación inmediata de la Autoridad fiscal independiente, ley de transparencia, plan de lucha contra la morosidad en las administraciones, factor de sostenibilidad de las pensiones…), confirmó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Asimismo, agregó la funcionaria, el impulso de la reforma de las Administraciones Públicas, aprobación del plan anual de políticas de empleo, ley de apoyo a los emprendedores, ley de indexación, que afectará a contratos administrativos, nuevo código de buen gobierno, ley de unidad de mercado y la reforma energética.

EXPANSIÓN Y EMPLEOLa nueva estrategia para enfrentar la crisis económicas considera también un caída del Producto Bruto Interno de 1.3% para este año y de solo 0.5% en 2014. Mientras, que el desempleo empezará a caer este año situándose en 26.7% en 2014 y 25% en 2015.

Así, cuando concluya el mandato de Rajoy en 2016, el nivel de desempleo en España no habrá bajado al 22.8% en que lo encontró al asumir el cargo en diciembre de 2011.

Se debe considerar que la cuarta economía de la zona euro terminó el año pasado con una contracción del 1.37% del PBI, y en el primer trimestre superó los 6 millones de desempleados, alcanzando una tasa récord de 27.16%.

En dicho programa, que recoge las previsiones económicas hasta 2016, el Ejecutivo elevó también su objetivo de déficit público al 6.3% para este año, por encima del 4.5% previsto inicialmente.

Mientras reduce su déficit, la deuda de la administración pública española seguirá creciendo según el Programa de Estabilidad para 2013-2016 presentado este viernes por el Gobierno: en 2013 será del 91.4% del PIB y en 2016 alcanzará el 99.8%.