En nuestro país, el número de empresas familiares es mayoritario y va en franco crecimiento. Según Patricia Vidal, docente del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor de la PUCP (CIDE-PUCP), el 90% de las 2.4 millones de empresas existentes han sido fundadas o son dirigidas por uno o más miembros de una familia.

De acuerdo a la docente, en el Perú el porcentaje de empresas familiares que alcanzan la segunda generación es de 30%, mientras que las que llegan a la tercera generación son el 15% y apenas el 4% logra estar vigente en la cuarta generación.

Vidal, quien será parte de los talleres del programa de capacitaciones Break Fast! Innovation del CIDE-PUCP, a realizarse los días 10, 11 y 12 del próximo mes en el OPEN PUCP, señala existe una serie de amenazas para el crecimiento de este tipo de empresas.

Para la docente, las amenazas principales son: conflictos familiares mal manejados que afecten el negocio, ausencia de normas y políticas claras para la familia, falta de profesionalismo, nepotismo y ausencia de planeamientos sucesorios.

“También existen líderes fundadores que no quieren jubilarse, que se resisten al cambio y a la implementación de la innovación”, aclara.

Por otro lado, Vidal detalla que sí existen empresas familiares de éxito en el mercado nacional.“Ellos tuvieron una visión a más largo plazo, mayor dedicación, voluntad de sacrificio y estrategias acorde a los cambios que se fueron dando en el sector privado”, destaca.

GOBIERNO CORPORATIVO Vidal señala que la aplicación del Gobierno Corporativo es trascendental para que las empresas familiares crezcan y se mantengan en el tiempo.“Cuando se va creciendo, el hecho de implementar las reglas de buen gobierno corporativo ofrece a los inversionistas confianza en la continuidad de la empresa a largo plazo y en la maximización de su valor permitiendo tener accesos a fuentes de financiamiento externas”, finaliza.



TAGS RELACIONADOS