Juegos Panamericanos

Elmer Cuba: “La economía no está parada”

El economista socio de Macroconsult, explica que “si Tía María hubiese salido, los municipios tendrían un canon que nunca han poseído”. 

Perspectivas. Asegura que la víctima de la turbulencia política se llama inversión privada. Felizmente, añade, el país saldrá adelante; las expectativas empresariales se mantienen.

Perspectivas. Asegura que la víctima de la turbulencia política se llama inversión privada. Felizmente, añade, el país saldrá adelante; las expectativas empresariales se mantienen. (Mario Zapata)

Isaac Vásquez Tello

Para Elmer Cuba, lo peor acaba de pasar. Luego de una primera mitad del año con no muy buenas noticias para la economía, el economista, que es socio de Macroconsult y director del Banco Central de Reserva (BCRP), explica cómo afecta la paralización de proyectos de inversión como Tía María al resto de los peruanos y adelanta cómo le podría ir al país en el siguiente semestre.

La proyección de crecimiento económico del Banco Central para el país ha bajado de 4% a 3.4%. ¿Se puede hablar de un mejor segundo semestre?
La verdad, ha habido un mal comienzo del año, pero son factores ajenos al gobierno, al MEF, al Banco Central. Por ejemplo, hubo menor producción de algunos metales como el oro, plata, molibdeno y zinc. Por otro lado, el año pasado hubo captura récord de anchoveta. Entonces, por comparación y por los días feriados de Semana Santa en abril (que en 2018 fueron en marzo), tuvimos una cifra muy negativa y mala. Entonces, tienes un primer semestre en el que la economía crece a una velocidad baja. Viendo hacia atrás, el primer semestre es lento, quizás por debajo del 2%. Pero viendo hacia adelante, junio ya sería un mes en el que esperamos más de 3% o quizás un 3.5%, aunque todavía no hay cifra oficial.

¿Cuáles serían los principales motivos?
Es un año partido en dos mitades. La primera es lenta por dos factores: los ajenos y el local. Debido a la guerra comercial se han mantenido bajos los precios del cobre, se ha presionado la salida de capitales, es una incertidumbre mundial. Por todo esto, varios países están revisando sus tasas de crecimiento: EE.UU., Europa, China; en América Latina, Colombia, Chile. Los países más pintados de la región están revisando cada tres meses a la baja sus proyecciones. Perú no es la excepción.

¿Qué deberían esperar los peruanos hacia lo que resta del año?
Hacia adelante estimamos una cifra de crecimiento de alrededor de 4%. Eso te da en el año un promedio de 3%, pero no es un buen indicador porque son dos mitades muy distintas.

El precio del cobre no atraviesa por un buen momento. La producción y exportación minera tampoco. ¿Cómo afecta esto a otras actividades de la economía peruana?
La economía no está parada. La economía ha sufrido por dos factores puntuales: minería y pesca. Otros sectores importantes no han sufrido, como servicios, que son muy dinámicos. Esperamos que en el fondo esto sea mejor y que con ello la creación de nuevos empleos porque en este primer semestre la creación de nuevos empleos se ha complicado un poco.

La conflictividad afecta a varios proyectos mineros y de hidrocarburos. ¿Cuál es el mayor impacto en las inversiones y en la vida de los ciudadanos?
En el caso del petróleo, cuando afectan el Oleoducto, se afectan las regalías de hidrocarburos y perjudicas la economía en Loreto, que junto con Iquitos es muy dependiente del canon petrolero. Entonces, pequeños grupos que están aguas abajo hacen daño al mismo Iquitos, que se queda sin ingresos. Por otro lado, si Tía María ya hubiese salido, ahora los municipios (de las zonas de impacto) tendrían un canon que nunca han poseído en su historia y podrían gastar sin problema ese dinero, que es de ellos. Y si no pudieran gastarlo, se depositaría en una cuenta porque el MEF todos los años deposita el canon.

Según la Federación de Trabajadores Petroleros, cerca de 2,000 puestos laborales de la operadora del Lote 192, Frontera Energy, estarían en riesgo por los actos de sabotaje al oleoducto, pues se afectan las operaciones...
El sector hidrocarburos está en emergencia y la Ley de Hidrocarburos, que no sale, tiene a todo el sector pendiente de ello. Hay que tener definiciones. Y así como el gobierno ha definido claramente su fortaleza en el tema anticorrupción, la reforma judicial, la reforma política, tiene también que enfrentar a estos pequeños grupos de poder que se adueñan de recursos nacionales.

Cuando se habla de la Ley de Hidrocarburos, muchos peruanos no entienden en qué podría beneficiarlos...
Los trabajadores petroleros y mineros no son los de los cuentos de Vallejo y Arguedas. Son de la minería moderna, bien pagada, la gente se esfuerza por ser trabajador del sector. Ya no están en un socavón explotado. Por ejemplo, los nuevos proyectos dan empleos de calidad.

¿Puede haber un efecto negativo en el empleo? Porque también se redujo la expectativa de crecimiento de la manufactura primaria.
Como el crecimiento de la economía ha estado más lento en estos meses, se crea mucho empleo independiente. El principal generador de empleo es ahora el independiente, el segundo es el empleo dependiente informal y en tercer lugar recién está el empleo dependiente informal.

¿Qué hace falta para volver a impulsar la economía?
Lo importante es acelerar toda la reconstrucción del norte porque ya se acaba el impulso de los Juegos Panamericanos en junio. Y Tía María y Majes Siguas están en espera.

Se busca evaluar el sistema privado de pensiones con miras a una reforma. ¿Qué puntos se deben abordar?
Todo lo que hagas en el tema de pensiones, la madre de las batallas, es el retiro del 95.5% porque con eso no hay pensiones. Podemos abrir la competencia a más AFP o aumentar la tasa de aportes, pero al final del día no habrá pensiones.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada