La fuerte inflación, impulsada por la escasez en toda la economía y el dinero aportado por el gobierno durante la crisis de salud pública, impactó en el crecimiento. (Foto: AP)
La fuerte inflación, impulsada por la escasez en toda la economía y el dinero aportado por el gobierno durante la crisis de salud pública, impactó en el crecimiento. (Foto: AP)

La creció a su ritmo más lento en más de un año en el tercer trimestre, en medio de un aumento de las infecciones por COVID-19, tensando aún más las cadenas de suministro mundiales y provocando una escasez de bienes como los autos que casi ahogó el gasto del consumidor.

El Producto Bruto Interno (PBI) subió a una tasa anualizada del 2% en el último trimestre, dijo este jueves el Departamento de Comercio en su estimación anticipada del indicador. La cifra fue la más débil desde el segundo trimestre de 2020, cuando la economía sufrió una contracción histórica por las estrictas medidas implantadas para contener la primera ola de coronavirus.

La economía creció a una tasa del 6,7% en el segundo trimestre. La variante Delta del coronavirus empeoró la escasez de mano de obra en fábricas, minas y puertos, afectando a la cadena de suministro. Economistas encuestados por Reuters habían pronosticado un alza del 2,7% del PBI en el trimestre pasado.

MIRA: El Reino Unido retira al Perú y otros países de su lista roja de viajes de riesgo por COVID-19

La fuerte inflación, impulsada por la escasez en toda la economía y el dinero aportado por el gobierno durante la crisis de salud pública, impactó en el crecimiento. La disminución del estímulo fiscal y el huracán Ida, que devastó la producción energética en alta mar de Estados Unidos a fines de agosto, también afectaron a la economía.

El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, creció a una tasa del 1,6% tras un robusto ritmo del 12% en abril-junio. Aunque los automóviles representaron una parte del estancamiento, la variante Delta también frenó el gasto en servicios como viajes aéreos y comidas fuera de casa.

No obstante, hay indicios de que la actividad económica se recuperó al fin del turbulento trimestre. La ola de infecciones de COVID-19 del verano boreal ha disminuido y los casos han bajado mucho en las últimas semanas. Las vacunas también han aumentado. La mejora de la situación de la salud pública ayudó a aumentar la confianza de los consumidores este mes.

MIRA: Crisis laboral en Estados Unidos: empresas buscan trabajadores desesperadamente; ¿por qué no los encuentran?

Asimismo, menos personas presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo. Esa tendencia de mejora en las condiciones del mercado laboral fue confirmada por un reporte del Departamento de Trabajo que mostró que las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 10.000 la semana pasada, a 281.000 desestacionalizadas, su mínimo desde mediados de marzo de 2020.

Se trató de la tercera semana consecutiva en que los pedidos se mantuvieron por debajo del umbral de 300.000. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado 290.000 solicitudes en la última semana.

VIDEO RECOMENDADO

Tres películas de terror basadas en hechos reales
Lo más inquietante que puede pasar al ver una película de terror es enterarte que esta está basada en hechos reales. Aquí te traemos 3 filmes que cumplen con esa premisa.