En 2020, las tecnologías digitales se volvieron aún más cruciales para la vida y las interacciones de las personas a la luz del nuevo coronavirus.
En 2020, las tecnologías digitales se volvieron aún más cruciales para la vida y las interacciones de las personas a la luz del nuevo coronavirus.

La pandemia tuvo un impacto considerable en el rendimiento financiero de la en 2020. Los ingresos de las telecos disminuyeron en varios mercados de Latinoamérica, debido a los descuentos en los servicios que ofrecieron a los consumidores ante la crisis sanitaria, revela el último reporte GSMA Intelligence.

Pero otros aspectos también repercutieron en la eficiencia de las empresas de telefonía como el mayor uso de conectividad de banda ancha fija durante el aislamiento, la reducción en las ventas de dispositivos -debido, en parte, al cierre de las tiendas- y la disminución en los gastos de los consumidores, a raíz de la crisis económica que provocó pérdidas de trabajo, en especial en el sector informal, asegura Alejandro Adamowicz, director de Tecnología y Estrategia para Latinoamérica de GSMA, organización de operadores móviles y compañías relacionadas.

Tras crecer 5,5% en 2019, la velocidad de los ingresos de la telecos se ralentizó a un ritmo de 0,6% en 2020 y para este año la expansión sería de 1,6%, alcanzando los US$ 60,1 mil millones, lo que demuestra que el Covid-19 venció el impulso de los operadores, dice.

MIRA: Tendencias del turismo para el 2021 y su papel en la reactivación del sector

“Los mercados con una alta proporción de clientes prepagos se han visto en una situación particularmente vulnerable a la reducción en el gasto. Si bien se espera que el crecimiento de ingresos se mantenga en positivo, se prevé que será en cifras bajas de un dígito en el futuro próximo, mientras las economías de la región continúan lidiando con las consecuencias económicas de la pandemia”, acota.

En tanto, para los siguientes años la previsión también es austera con avances de 1,3% en 2022; 1% en 2023; 0,9% en 2024 y nuevamente 1% en 2025, llegando a los US$ 62,7 mil millones.

Aun con ello, los gastos de red 5G se redoblarán y representarán la mayor parte de los gastos de capital para 2022, que en general ascenderán los US$ 99.000 millones.

SOPORTE DE CONECTIVIDAD

En 2020, las tecnologías digitales se volvieron aún más cruciales para la vida y las interacciones de las personas a la luz del nuevo coronavirus. “Hoy en día, las redes móviles son los cimientos de una sociedad moderna, conectada y en constante evolución”, asegura Adamowicz.

Señala, además, que las redes móviles en la región han mantenido su resiliencia y han logrado soportar una demanda de conectividad sin precedentes durante la pandemia.

“Las redes móviles han puesto a disposición servicios financieros digitales para quienes no están bancarizados, mientras que los gobiernos toman medidas para reducir la utilización del dinero en efectivo. Las redes también respaldaron el teletrabajo y el aprendizaje remoto y permitieron que los negocios mantengan sus actividades en línea”.

No obstante, indica que las medidas de aislamiento tomadas para frenar la propagación de la pandemia pusieron de manifiesto la importancia de un acceso rápido y confiable a la conectividad, pero también han dejado al descubierto los marcos poco flexibles de las políticas públicas y las regulaciones “de legado” o heredadas. “Estos marcos impiden la expansión eficiente de la conectividad móvil y de los beneficios que puede brindar a la sociedad”, advierte el ejecutivo.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: 79% teme volver a contagiarse
Coronavirus en Perú: 79% teme volver a contagiarse

TE PUEDE INTERESAR