Para que el delivery sea rentable un negocio tiene que, por lo menos, entregar al día entre 20 y 30 pedidos, ya que en la medida que la demanda sea continua durante el día este canal es sostenible, asegura Javier Lauz, director de JL Consultores.
Para que el delivery sea rentable un negocio tiene que, por lo menos, entregar al día entre 20 y 30 pedidos, ya que en la medida que la demanda sea continua durante el día este canal es sostenible, asegura Javier Lauz, director de JL Consultores.

Desde la bodega de la esquina, restaurantes y hasta los grandes ‘retailers’ se han visto obligados a refugiarse en el , como consecuencia de la pandemia, y más ahora que nuevamente estamos pasando por un confinamiento focalizado, donde negocios gastronómicos y comercios no esenciales están operando a puerta cerrada.

La segunda ola de COVID-19 provocará que, por lo menos, la compra por delivery crezca 50% este año y, a su vez, que las diferentes empresas y rubros potencien este servicio, estima Javier Lauz, director de JL Consultores y ex gerente y fundador del área de Servicio al Cliente de Supermercados Wong durante 17 años.

“Diversos rubros ya se están preparando, y para este 2021 cerca del 81% va a mejorar el servicio del delivery, desde la toma del pedido hasta la entrega final, un 74% designará un presupuesto para mejorar la experiencia tanto en delivery como en tienda y otro porcentaje importante apostará por invertir en tecnología”, revela.

MIRA: Cusqueña en tiempos de pandemia lanza cerveza premium y apoya a restaurantes

El especialista comenta que más allá de cumplir con los protocolos de seguridad, el delivery debe ofrecer un buen servicio, es decir, cumpliendo fechas y horarios pactados, óptimas condiciones de entrega y un trato cordial por parte del repartidor.

“Un buenos días o buenas tardes, sumado a lo antes mencionado, puede hacer que las marcas ganen entre 10 a 15 nuevos clientes por día y si, además, se da un buen servicio posventa genera recompra. El boca a boca o la recomendación han cobrado mayor importancia en esta nueva normalidad”, afirma.

LA LEY DEL MÁS FUERTE

Lauz asegura que, lamentablemente, no todos los negocios que han surgido en pandemia van a sobrevivir, ya que no todos tienen los recursos suficientes para potenciar el delivery.

Las bodegas y negocios pequeños, por ejemplo, solo usan el delivery en un 17%. Mientras que, en el caso de las grandes empresas este puede representar hasta un 30% de sus ventas, dependiendo del giro de la actividad.

MIRA: Pide tu delivery: Los Chiclayanos en tu mesa

Los supermercados y cadenas de retailers han tenido casi un año para prepararse y por eso la preferencia se está inclinando mucho más hacia estas, especialmente, en las categorías de alimentos, tecnología, productos para el hogar y otras que están teniendo gran demanda en estos días de acuerdo también a la estación, refiere.

“Estos grandes jugadores, además de haber sido multados por Indecopi, han aprendido y se han adaptado mejor a los nuevos hábitos porque, obviamente, tienen un mejor presupuesto (espaldas financiera suficientemente ancha) para mantener su propio equipo de motorizados y sopesar los costos para cumplir los protocolos de bioseguridad, el recurso humano para hacerlo y un mayor conocimiento del mercado”, acota el consultor.

MIRA: Mesas a la calle

Destaca, además, que para que el delivery sea rentable un negocio tiene que, por lo menos, entregar al día entre 20 y 30 pedidos, ya que en la medida que la demanda sea continua durante el día este canal es sostenible.

“Esto saca de juego, sobre todo, a los pequeños negocios, que también tienen que invertir más en el packing, en sistemas de entrega propios, en tecnología y muchos otros”, asevera.

VIDEO RECOMENDADO

Limaná, una propuesta saludable que podemos pedir delivery