El déficit de 180 toneladas de fertilizantes en Perú ya se siente en al menos 13 de los 24 departamentos del país con producción agrícola. (Foto: GEC)
El déficit de 180 toneladas de fertilizantes en Perú ya se siente en al menos 13 de los 24 departamentos del país con producción agrícola. (Foto: GEC)

Por Asociación de Contribuyentes

El Perú está a puertas de una crisis alimentaria por la en el mundo que el Gobierno no ha sabido atender con medidas concretas y viables, debido, entre otros motivos, a los constantes cambios de timón en el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) y al copamiento de puestos claves en este sector con personas sin experiencia ni el perfil que se requiere.

En 10 meses, el presidente de Pedro Castillo ha nombrado cuatro ministros de Agricultura, ninguno con la trayectoria ni la capacidad técnica que la situación exigía, porque el problema con el suministro de fertilizantes en el mundo viene del año pasado y se agravó con la guerra entre Rusia y Ucrania.

El último titular del Midagri que se ha designado, Javier Arce, es quizá el menos preparado de todos los que pasaron por el ministerio, porque no registra estudios ni algún tipo de experiencia en temas agrarios.

Esto, sin contar que ya suman más de 50 los cambios en el gabinete ministerial en solo 10 meses, un récord sin precedentes en Perú. Y hay al menos 122 funcionarios sin el perfil requerido en las distintas entidades del Ejecutivo, lo que explica, en parte, la incapacidad del Gobierno para atender los problemas reales y urgentes del país.

En este contexto, el agro es uno de los sectores más afectados porque en 13 de las 24 regiones con producción agrícola ya se han reducido las áreas de los principales cultivos por la falta de fertilizantes, según información oficial del Midagri. El mayor impacto se da sobre todo en el arroz, el maíz amarillo y la cebolla, los productos que más dependen de los fertilizantes.

En tanto, Amazonas (-32.9%) es la región más afectada por esta situación, seguida de Piura (-16.2%), Apurímac (-11.5%) y Áncash (-11.1%).

A la fecha, hay un déficit de 180 mil toneladas de urea en el país, el principal fertilizante que usan al menos 500 mil campesinos en el país, pero el Gobierno recién el viernes 20 de mayo emitió un decreto de urgencia para autorizar al Midagri, a través de Agro Rural, a adquirir 70,000 toneladas de fertilizantes por casi S/350 millones.

Para darnos una idea del problema, entre los meses de enero y marzo de este año, la importación de urea fue de 15,300 toneladas, un 84.3% menos que el volumen comprado en el mismo periodo del 2021.

Así, la próxima campaña agraria en Perú, que se inicia en agosto del 2022 y se prolonga hasta julio del 2023, se iniciará con un déficit grave de fertilizantes, si se tiene en cuenta que es entre julio y agosto próximos en que debe iniciar la fertilización de las tierras para hacerlas más productivas. Todo ello hace prever que tendremos una crisis agraria, que además seguirá presionando al alza los precios de los alimentos en el país.

Precios de los alimentos siguen al alza

En lo que va del año, 33 de 41 alimentos que monitorea el Midagri tienen costos mayores al 2021. Los productos que más subieron fueron lentejas de grano seco (56.4%), la yuca (54%), el aceite de cocina (50%), el ají fresco (46.8%) y la zanahoria (45.4%)

Además, como se preveía, tras la exoneración del IGV al azúcar, huevos, fideos y pollo, vigente desde el 1 de mayo, estos productos no han logrado una reducción significativa de sus precios en la primera mitad de este mes.

Por ejemplo, el precio minorista promedio de los fideos bajó de S/7.44 a S/7.26; el de los huevos pasó de S/7.65 a S/7.29, pero el pollo eviscerado subió de S/7.84 a S/9.60.

Esto además explica en parte la inflación en Lima Metropolitana, que fue casi 8% en abril, la más alta en 24 años, pero la inflación para los hogares más pobres supera el 9%. El alza sostenida de precios empezó desde mediados del año pasado, principalmente por factores externos, pero la situación se agravó en Perú por la incertidumbre política local.