Contraloría suscribe compromiso por la Integridad para la lucha y prevención de la corrupción

Programa “Auditores Juveniles” y servicio de Atención de Denuncias Empresarial buscan prevenir y combatir la corrupción.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Para contribuir de manera contundente y preventiva a combatir la corrupción en el país, promoviendo confianza ciudadana en las instituciones, la controlaría General de la República durante la Conferencia Anual Internacional por la Integridad - CAII 2018, suscribió dos importantes compromisos con el Ministerio de Educación y la Asociación de Empresarios por la Integridad.

El primer compromiso "Formación de Ciudadanos para el Bicentenario" lo suscribió el contralor general, Nelson Shack, con el ministro de Educación, Daniel Alfaro. Mediante este convenio se reforzará la enseñanza de valores en los escolares, contribuyendo a formar futuros ciudadanos con tolerancia cero a todas las formas de corrupción.

Además, se busca impulsar el programa “Auditores Juveniles” en los colegios para promover y fortalecer competencias y capacidades para la participación, la ciudadanía, y el buen uso de los servicios públicos, fortaleciendo a su vez una cultura de prevención de la corrupción.

El ministro de Educación sostuvo que impulsará el curso de educación cívica desde el primer hasta el último grado de los niveles educativos de la Primaria y Secundaria, para que los futuros ciudadanos sean personas con valores que continúen construyendo la República y sentirse orgullosos de su país de cara al Bicentenario.

El segundo compromiso se suscribió con la Asociación de Empresarios por la Integridad, denominado “Promoción de un Servicio de Atención de Denuncias Empresarial”, que contribuirá a enfrentar la corrupción de forma articulada y promoviendo la integridad en el sector público y privado.

Ante ello, el contralor destacó que se fortalecerá el Servicio de Atención de Denuncias de la Contraloría, y se conformará un grupo de trabajo que facilite el trabajo colaborativo bajo un enfoque de apertura e innovación, en el diseño e implementación de un instrumento de lucha contra la corrupción con altos estándares de integridad, con enfoque participativo y colaborativo.

Además, advirtió que “detrás de un corrupto público hay un corruptor privado”, por lo tanto la corrupción no se va a solucionar por sí sola en el sector público, sino que requiere el compromiso de toda la Sociedad Civil, y ello implica el apoyo contundente de sector privado.

Ir a portada