Contraloría detectó perjuicio económico por S/77 millones en proyecto Alto Piura

Informe de auditoría reveló la presenta responsabilidad penal, civil y administrativa de 20 funcionarios y ex funcionarios del Gobierno Regional de Piura y del proyecto Alto Piura.

Alto Piura

Informe de la Controlaría detectó varias irregularidades en la construcción del proyecto de irrigación e hidroenergético Alto Piura. (Foto: GEC)

Informe de la Controlaría detectó varias irregularidades en la construcción del proyecto de irrigación e hidroenergético Alto Piura. (Foto: GEC)

Informe de la Controlaría detectó varias irregularidades en la construcción del proyecto de irrigación e hidroenergético Alto Piura. (Foto: GEC)

Redacción Redacción

La Contraloría detectó un perjuicio económico de S/77'578,425 en la obra 'Construcción de la presa y túnel del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético del Alto Piura', uno de los proyectos más importantes de la región Piura, que permitirá generar energía eléctrica y ampliar la producción agrícola en la región.

Durante la auditoría de cumplimiento realizada por la Contraloría, se detectó la presunta responsabilidad penal, civil y administrativa de 20 funcionarios y ex funcionarios del Gobierno Regional de Piura y del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético del Alto Piura (entidad del Gobierno Regional).

Actualmente, la construcción de la presa y el túnel se encuentran paralizados, debido a que se resolvió el contrato con una segunda empresa contratista y un segundo supervisor, que estaban ejecutando el saldo (faltante) de obra.

Sin expediente técnico
El contrato para ejecutar la obra fue suscrito por el Proyecto Especial y la empresa Construcöes e Comercio Camargo Correa S.A. en mayo del 2010, por S/479'663,437, siendo resuelto años después (2013) por mutuo acuerdo entre las partes.

La Comisión Auditora ha determinado que la empresa contratista empezó a ejecutar la obra con un expediente técnico deficiente e incompleto, sin los planos de detalles, secciones, georreferenciación, estudios de impacto ambiental y estudios complementarios que permitan la ejecución de la presa y el túnel, objeto central de la obra contratada.

Durante tres años, la empresa contratista ejecutó las obras viales, denominadas caminos de acceso (que inicialmente no estaban contempladas en el proyecto), avanzó 188 metros de galerías de acceso al túnel. Sin embargo, no construyó ni el túnel ni la presa (objeto esencial del contrato) porque no contaban con los estudios definitivos de dichas obras.

En el año 2014, se culminaron los estudios definitivos con nuevos diseños para la construcción del túnel y la presa que tenían características distintas a las del contrato inicial y contemplaban un incremento del 50% del presupuesto. Esto ocasionó que las partes decidieran resolver el contrato de mutuo acuerdo.

El retraso en la elaboración de los estudios definitivos conllevó a que la empresa contratista solicitara que le reconozcan mayores costos generales, costos por posesión de maquinaria, entre otros, los cuales fueron sometidos a un arbitraje.

La empresa contratista Camargo Correa ganó el arbitraje por S/75'592,302. Además, la entidad tuvo que asumir el costo del proceso arbitral ascendente a S/1'150,145, constituyéndose en una pérdida económica para el Estado.

Construcción en el lugar equivocado
Durante la auditoría de cumplimiento, la Contraloría informó que también se determinó que la entidad y el supervisor autorizaron a Camargo Correa construir las obras de sostenimiento del portal de salida del túnel, sin contar con el expediente técnico completo.

Las obras de sostenimiento del talud del cerro que impiden que se produzcan derrumbes cuando se realiza la excavación, se ejecutaron entre octubre del 2012 y setiembre 2013, con una inversión de S/835,977.

La Contraloría evidenció que estas obras no fueron utilizadas porque el expediente técnico aprobado, en marzo del 2014, contemplaba la construcción del portal de salida del túnel en un lugar diferente al que se había previsto inicialmente. Por lo tanto, las obras de sostenimiento del portal de salida del túnel tenían que ejecutarse en la nueva ubicación.

Así, se ha determinado que cuando se resolvió el contrato con Camargo Correa, la entidad contrató al Consorcio Obrainsa-Astaldi para que construyera las obras de sostenimiento del nuevo portal de salida del túnel en la ubicación señalada en el expediente técnico aprobado, las cuales contemplaban, incluso, un presupuesto menor, según señala el informe de control. 

Lee aquí el informe completo de la Contraloría. 

Ir a portada