Las citas en Oftalmolima se realizan una por cada hora para evitar aglomeraciones. (Foto: Shutterstock)
Las citas en Oftalmolima se realizan una por cada hora para evitar aglomeraciones. (Foto: Shutterstock)

La pandemia ha sido devastadora para algunas actividades económicas y para otras todo lo contrario. En plena emergencia sanitaria, los hábitos de las personas cambiaron radicalmente. ¿Cómo se desarrollaron los que no estaban directamente relacionados al COVID-19 en estos últimos meses?

En el caso de Oftalmolima, empresa de salud oftalmológica, al inicio de la pandemia tuvieron que cerrar sus centros de atención en las avenidas Miguel Dasso y Arenales. Normalmente, realizaban desde exámenes sencillos hasta trasplantes de córnea.

“Se tenía que esperar los protocolos del MINSA, para los parámetros de bioseguridad. Hacia el mes de junio, pasando todo los exámenes, abrimos manejando un protocolo muy estricto, tanto en la atención externa como en cirugías”, explicó Mauricio Miranda, director médico.

MIRA: ¿Qué se necesita para adjudicar todos los proyectos anunciados por Proinversión?

Desde entonces, cuentan un protocolo institucional en la clínica, donde las citas se hacen con previa coordinación, y cada médico atiende a un paciente por hora. Los usuarios deben seguir al pie de la letra todas las normas básicas de sanidad.

Ahora solo reciben un paciente por hora para consultas, entre 9 a.m y 5 p.m. “Eso ha generado que hoy en día se atienda al 30% a 40% de la capacidad prepandemia”, sostuvo Miranda. En cuanto a intervenciones, la clínica pasó la aprobación del Siscovid luego de hacer una reingeniería y reinversión de la sala de operaciones.

Las consultas mantienen el precio de S/ 150 soles y cada cita demora entre 30 y 40 minutos, ya que se realiza una evaluación completa. Y una cirugía cuesta en promedio S/ 5 mil para ambos ojos, y de catarata S/ 6 mil. Asimismo tienen campañas sociales para ayudar a personas con bajos recursos económicos.

Entre los tratamientos más usados estos meses en los niños están la miopización temprana, por trabajar frente a la computadora y el ojo perezoso. Y en los adultos la catarata, que es tratado con ultrasonido. Mientras que los jóvenes, piden mucho la cirugía refractiva con láser, para evitar el uso de lentes.

¿Y LA PIEL?

Por su parte, Iván Medrano, director del Centro de dermatología y estética Soulage International en Chacarilla, señaló que luego de tres meses cerrados por pandemia las atenciones se activaron en un número mucho mayor.

“En los últimos cuatro meses, hemos trabajado muchísimo. Normalmente en el consultorio particular, veía 5 o 6 pacientes al día, y ahora veo de 15 a 20. Al punto que he tenido que abrir los sábado que no se trabajaba”, indicó. También tuvo que contratar más personal por la alta demanda.

En cuanto a dermatología, los tratamientos más recurrentes estos meses han sido la caída de pelo sobre todo en mujeres, con relación al estrés por la cuarentena; tratamiento de acné por el uso de mascarillas; y también dermatitis en las manos por el exceso de uso de alcohol.

Y por el lado estético pidieron mucho el rejuvenecimiento facial, porque los pacientes sienten que la cuarentena los ha envejecido.

Los tratamientos pueden costar entre S/ 2 mil y S/ 8 mil. “Le está dando mucha importancia a cómo luce su piel. En muchos casos me dicen que como no pueden viajar, prefieren invertir en ellos mismos”, sostuvo Medrano.

Ahora, para verano espera un flujo aún mayor de pacientes, sobre todo los que quieren ir a la playa pero desean prevenir complicaciones de la radiación solar. “Lo que más aumenta en esta época son los tratamientos de estética”, precisó el dermatólogo, quien a su vez reveló que para el próximo año evalúan abrir un local nuevo.

VIDEO RECOMENDADO

Cenas navideñas para todos los gustos y bolsillos

TE PUEDE INTERESAR