(USI)
(USI)

José Carlos Reyesjreyes@peru21.com

El 31 de marzo vence el plazo para que los actuales será la que pagarán a la empresa encargada de administrar su fondo de jubilación.

Deberán elegir entre permanecer en el esquema vigente (un porcentaje calculado sobre el sueldo) o migrar al nuevo (cuyo cálculo se hace sobre el fondo que se acumule a partir de abril).

Si se elige la segunda opción, el cobro será mixto por 10 años, es decir, se le descontará un porcentaje de su sueldo y otro de su fondo. Esa participación irá reduciéndose cada dos años hasta que, en 2023, no se apliquen cobros sobre el sueldo.

Clic aquí para agrandar la imagen

PRINCIPALES VARIABLESEl gerente del Instituto Peruano de Economía (IPE), Miguel Palomino, refiere que antes de tomar una decisión se deben considerar dos variables claves: los años de aportes que restan para la jubilación y la evolución de ambas comisiones en los próximos años.

En el primer caso, a las personas a quienes les resten pocos años de aporte les convendría la nueva comisión pues la comisión se calculará sobre un fondo pequeño. En cambio, a los más jóvenes les favorecería el esquema actual.

"Para los demás, la decisión es incierta, dependerá de la evolución de las comisiones. Pero es probable que baje más el cobro por fondo debido a la competencia, pues allí estará la mayoría de afiliados", apuntó.

La nueva comisión permitirá una mayor disponibilidad de dinero (sueldo), pero reducirá el fondo en el futuro. "Si quieres tener más efectivo ahora, podrías elegir pasar al cobro por saldo", sostuvo Palomino.