El mes de diciembre es el mes navideño. Si bien es una época para disfrutar con la familia y amigos, estas últimas semanas del año pueden ser muy duras para nuestro bolsillo.

Los regalos, reuniones, intercambios, lonches, entre otros, pueden dejarnos muy ajustados. Es decir, durante este mes es muy fácil gastar de más o sobre endeudarte con tu tarjeta de crédito.

Por eso, el ABC del BCP te brinda algunos consejos para ahorrar durante la época navideña:

1. Haz un presupuesto: Por lo general, diciembre es un mes en el que tiene un poco más de dinero debido a la gratificación navideña. La mejor manera de aprovecharlo inteligentemente es planificando los gastos mediante un presupuesto.

Haz un listado de sus ingresos y compáralos con los gastos que deberás hacer este mes. Recuerda siempre empezar por gastos fijos, como deudas y servicios del hogar (agua, luz, cable, etc.). No olvides separar una parte para ahorrar.

2. Priorice sus gastos: Antes de dejarse llevar por la fiebre navideña, ten en claro los gastos más importantes. Por ejemplo, empieza comprando los regalos para tus hijos o familiares cercanos. Si los dejas para última hora, puede ser que ya estés muy ajustado y no puedas comprarle lo que realmente quieres.

3. Aproveche las ofertas: Durante diciembre, las tiendas tienen diversas ofertas en todo tipo de productos. ¡Aprovéchalas! Asegúrate de solo comprar productos que estén con descuento, así ahorrarás mucho y tendrás más dinero para su cena navideña.

Tampoco cometas el error de adquirir todas las ofertas, y después no utilizar nada de lo que compraste. Recuerda que muchas tiendas y marcas hacen descuentos aún más grandes cuando compras por internet.

4. No se exceda con el plástico: Procura no gastar más de lo que podrás pagar con su tarjeta de crédito. Evalúa si realmente vale la pena endeudarse comprando regalos.

Si tienes planeado comprar algo para tu casa pronto, como una nueva refrigeradora o TV, es mejor que no te endeudes ahora para poder hacerlo luego.

5. Cuidado con los gastos hormiga: Procura evitar los gastos hormiga; es decir, esos gastos chiquitos que piensas que no cuentan, pero que a fin de mes suman una cantidad considerable. Estos pueden ser ese dulce o gaseosa que compras todos los días en el trabajo, o los taxis que usas para movilizarte cuando se te hace tarde.