Pablo de la Flor en la CADE 2019: “La minería ilegal es la actividad más rentable del país”. (Foto: GEC)
Pablo de la Flor en la CADE 2019: “La minería ilegal es la actividad más rentable del país”. (Foto: GEC)

“Entre el 25% y el 30% de todo el oro que se produce en el Perú proviene de la minería ilegal e informal, que representa 2,000 millones de dólares al año, lo cual duplica los ingresos del narcotráfico. La minería ilegal del oro es la actividad ilícita más rentable en el país”, señaló esta tarde , director ejecutivo de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, durante su participación en .

Sostuvo que son entre 300 mil y 500 mil los mineros informales o ilegales en el país, y antes no superaban los 100 mil. Operan en zonas prohibidas, zonas de amortiguamiento, parques nacionales y no lograron inscribirse en el registro integral de formalización minera.

Actualmente tienen presencia relevante en Madre de Dios, Puno, Arequipa, Ica, la sierra de La Libertad y Piura.

Con sus actividades, añadió, han devastado más de 100 mil hectáreas de bosques equivalente al 40% de la extensión territorial de la provincia de Lima o similar a la extensión de siete distritos del cono norte de la capital.

Usan el mercurio y vierten entre 360 y 400 toneladas de este insumo que ingresa de contrabando desde Bolivia. Recordó que esta sustancia es tóxica para salud que genera diversas complicaciones.

Indicó que en Puerto Maldonado el 80% de la población tiene concentración de mercurio por encima de los niveles permisibles y el 60% de las especies de ríos que se comercializan están contaminadas por mercurio.

Pablo de la Flor explicó que la minería ilegal e informal genera un problema social como la trata de personas, corrupción de autoridades y sistemas de contratación de mano de obra que linda con el esclavismo.

Frente a ese panorama, De la Flor propuso un nuevo fortalecimiento institucional, recentralizar las funciones de supervisión, quitarles a los gobiernos regionales competencias sobre el tema minero, depurar el padrón de formalización (solo hay un minero ilegal con sentencia del Poder Judicial) y fortalecer las competencias de la Policía, Fiscalía y la Sunat.

También planteó librar una lucha sin cuartel contra el mercurio aplicando una política de tolerancia cero contra este producto.

También se planteó promover el sello ‘Oro limpio’, un oro producido sin mercurio. Indicó que ya hay una empresa suiza que anunció que no comprará oro artesanal peruano.

“Hay que sumar esfuerzos para combatir este flagelo que se ha convertido en una de las principales amenazas que enfrenta el país”, finalizó.

“HAY QUE FRENAR EL NARCOTRÁFICO”

El excomandante del Ejército, Otto Gibovich, también candidato al Congreso por Acción Popular, expuso sobre el impacto del narcotráfico en el mundo y en el país.

Indicó que más de 580 mil personas mueres al año por efectos de las drogas y otros miles por el control de las rutas, en total suman 600 mil víctimas por año debido al narcotráfico y acciones conexas.

Explicó que más de 300 millones de personas consumen drogas en el mundo, de ellos 20 millones consumen cocaína y los otros 180 millones consumen otros derivados como amapola, cannabis.

Recordó que hoy los carteles del narcotráfico cuentan con ejércitos privados y puso de ejemplo el caso del hijo del ‘Chapo’ Guzmán que tras ser detenido tuvo que ser liberado por la presencia de grupos civiles armados que contaban hasta con una ametralladora antiaérea.

Sobre el Perú, indicó que se ha incrementado el sembrío de amapola en mil hectáreas y los sembríos de coca ha aumentado exponencialmente en las áreas de Pichis (226%), Palcazu (500%), y en el Alto Putumayo, zonas donde no existe el chacchado ancestral y cuya cosecha es dirigida al narcotráfico.

Los narcotraficantes nos pueden convertir en un narcoestado”, advirtió durante su exposición en CADE 2019.

Refirió que el narcotráfico ha llegado a la política con financiamiento de partidos políticos, de movimientos regionales. Recordó que tenemos una excongresista presa por narcotráfico. Otro caso fue el hallazgo de siete toneladas de droga en la casa que un excongresista, de apellido León, alquilaba a un tercero de quien dijo no lo conocía.

Indicó que una de las formas de combatir este flagelo es promover alianzas regionales, crear fuerzas ad hoc, declarar zona de no coca y frenar la expansión de la amapola.

También planteó tomar en cuenta el Plan Andino de Lucha contra las Drogas y promover campañas de concientización en colegios, universidades y áreas públicas. “Creo que la empresa privada puede apoyar para combatir este flagelo”, finalizó.

TAGS RELACIONADOS