Blanca Uriol, apicultora de La Libertad.
Blanca Uriol, apicultora de La Libertad.

Está en la sierra liberteña, en Otuzco. Se encuentra en medio del apiario. Revisa las colmenas, las prepara, ya piensa en la cosecha de mayo y junio. Son 60 colmenas en medio de un bosque de eucaliptos. Estima que cada colmena tiene unas 80 mil . ¿Acaso está rodeada por casi 5 millones de abejas?

Blanca Uriol quiere llegar este año a las 400 colmenas, en total, en todos los apiarios que tiene. Hoy está en 300. Por lo pronto, la apicultora es parte del programa Mujeres Resilientes impulsado por Scotiabank de la mano con CARE Perú, donde ha recibido capacitaciones, proceso de formalización y más para potenciar su marca . El programa viene ayudando a 1,100 mujeres emprendedoras de Lima, La Libertad y Arequipa.

Cuando era niña salía a caminar con su padre para buscar miel. Dice que siempre tuvo esa idea en mente: tener . Iban por los cerros y encontraban abejas silvestres. Entonces no sabía cómo acercarse, le picaban porque no llevaba careta ni ahumador, entre otros utensilios. El siguiente paso la enfrentaba a estas preguntas: ¿Cómo se saca la miel?, ¿qué más se puede hacer? Terminó el colegio, fue obrera en las empresas agroindustriales del norte, madre casi a los 30 y hace unos años apenas, encontró las respuestas.

MIRA: Andrés Calderón: “No debería haber un político cómodo con los medios”

-¿Cómo es el proceso para obtener la miel?

En Otuzco, en abril, mayo tienen que estar preparadas nuestras colmenas para la cosecha, porque hacemos trashumancia, movilizamos nuestras colmenas a lugares donde hay floración, donde hay flores para que la abeja pueda obtener el néctar, la miel. Por ejemplo, ahorita tengo las colmenas en un bosque de eucaliptos donde podemos obtener una miel con ese sabor. La abeja sale de la colmena, recoge el néctar de cada floración; puede ser con eucaliptos, arándanos, etc.

-¿En qué momento deciden que ya es hora de retirar la miel?

Revisamos los bastidores y se ve cuando ya está lleno de miel y ya está madura; para llegar a ello el tiempo de floración es alrededor de un mes. Cosechamos y si estamos en un lugar de buena floración, a los 30 días volvemos a cosechar. Es una cosecha casi constante y de ahí ya se moviliza a un sitio donde haya floración.

-¿Las 60 colmenas que tienen, por ejemplo en Otuzco, cuánto de miel generan?

Se está cosechando 25 kilos por colmena. Hablamos de colmenas bien manejadas. Pero cuando hace mucho frío o llueve no podemos entrar a revisar las colmenas, a las abejas no les gusta que las molesten. Pero el humo las tranquiliza. Aunque trabajamos con abejas mansas. Y también brindo servicio de turismo vivencial; por ejemplo, usted nos visita, le doy la indumentaria, le hago un recorrido por el apiario, lo educo sobre las abejas, visualiza una cosecha y, finalmente, adquiere su producto. Hoy en día la miel es un alimento que es muy adulterado y los clientes tienen bastante desconfianza.

-¿Cómo detectar una miel adulterada?

Hay varios métodos. Uno es que sea una miel como manteca. La miel de la sierra liberteña es amarilla y es bien espesa. Si hablamos de miel de la floración de palto (al árbol que da la palta), es más oscura y es más líquida.

MIRA: Gabriel Vargas Corcuera, tablista: “Gané concursos de poesía, pero me fui a la poesía en el mar”

-¿La miel liberteña qué tiene de especial?

Es miel multifloral, porque sabe a eucalipto y todas las flores silvestres, como plantas medicinales.

-¿Para qué es buena la miel?

Ahora con el COVID tuvo bastante acogida para los resfríos. Aunque en pandemia al principio fue difícil porque yo no podía participar en ferias; no podíamos salir al campo para cosechar nuestra miel; nos robaron nuestras colmenas, fueron 10; en un apiario había pesticidas, que mataron a nuestras abejas.

-Tuvieron que empezar prácticamente de cero.

Sí. Pero justo ingresé a una capacitación en el proyecto de Mujeres Resilientes, que me ayudaron a hacer mi logotipo y hemos implementado la marca, etiqueta en los envases, envase de vidrio. Y, finalmente, pudimos implementar el servicio de delivery, y no solo tenemos la miel, sino también el propóleo, el polen, el pan de abeja, etc.

-¿Y hoy cómo está el negocio?

Es rentable, con mi esposo estamos en todo el proceso. Pese a que la miel es un súper alimento, es uno de los más adulterados y, repito, los clientes tienen mucha desconfianza.

-¿Cómo los convencen de lo contrario?

Dicen que el precio es elevado, 35 soles el kilo, pero cuando se van al más barato, luego vuelven porque me dicen: “Tu miel es pura, no está adulterada, hay garantía”. Siempre les decimos que somos apicultores, que nosotros estamos desde la cosecha, tenemos nuestras colmenas.

MIRA: Nicole Zignago, artista: “En esta generación venimos con ganas de comernos al mundo”

-¿Cómo llega a la apicultura?

Mi esposo administraba un apiario en 2014. Teníamos que vender la miel y vimos que era un negocio rentable, y nos hicimos esta pregunta: ¿Por qué no podemos tener nuestras propias colmenas y cosechar nuestra propia miel? Antes me dedicaba a la casa. Empezamos comprando cuatro colmenas, nos capacitamos, me puse a estudiar producción agropecuaria y ahora soy técnico auxiliar en apicultura.

-¿Qué quiere lograr?

Queremos implementar jarabes naturales con miel de abeja, caramelos, propóleos para niños y poder vender en los centros educativos; en lugar de que los niños consuman un caramelo, venderles cualquier producto con miel de abeja; también se pueden hacer cremas para la belleza. Ahora hacemos jabones artesanales.

-Tiene para montar una fábrica de productos con miel.

Hay para hacer varios derivados.

-¿Qué le ha enseñado emprender este negocio?

Nunca dejemos de soñar. También soy madre, ama de casa y me dedico a la apicultura; donde voy, llevo a mis niñas. Me ha enseñado a mirar para adelante.


AUTOFICHA:

- “Mi nombre es Blanca Midori Uriol Novoa. Tengo 35 años. Nací en el caserío de Cumbray, distrito de Simbal, La Libertad, que está a 45 minutos de la ciudad de Trujillo. Ahí justamente tengo un apiario donde brindo el servicio de turismo vivencial y tengo mi tienda física”.

- “Nosotros éramos de recursos económicos bien bajos y mi papá nos dio educación solamente hasta la secundaria y de ahí ya nos fuimos a la ciudad a trabajar. A los 29 años fui madre y antes de casarme trabajaba en las empresas agroindustriales como obrera”.

- “Si quieren comprar la miel que produzco, nos pueden contactar en la página Honey Bee Ascate que está en Facebook. Hacemos envíos a otras ciudades. O también a mi número: 929270859. Quienes quieren hacer el turismo vivencial, también me contactan a ese número o al 959578021″.

VIDEO RECOMENDADO

Se Entrega el Exalcalde Juan Carlos Quispe

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS