La inversión privada crecería 36% en 2021, pero el próximo año sería del 0%, según el BCR. (Foto: GEC)
La inversión privada crecería 36% en 2021, pero el próximo año sería del 0%, según el BCR. (Foto: GEC)

El Banco Central de Reserva de Perú () señaló este viernes que mantiene sus proyecciones de 0% para el crecimiento de la inversión privada del próximo año, debido a las menores expectativas de los empresarios.

El 0% de crecimiento con un consumo que se mantiene vigoroso, no es un cifra pesimista. Estamos tomando este nivel de crecimiento en la inversión privada básicamente por las expectativas de las empresas. Vimos que después del anuncio de que se cerraban minas se deterioraron las expectativas empresariales. Aún hay desconfianza, no la misma que en agosto, pero sí se mantiene”, dijo Julio Velarde, presidente del BCR, durante la presentación del nuevo Reporte de Inflación.

Además, indicó que la inversión privada crecería 36% en 2021, siendo este un estimado mayor al del reporte previo que era de 24.5%.

Sin embargo, el representante del ente monetario sostuvo que se espera que las menores expectativas empresariales desaceleren la inversión privada durante el último trimestre del año, efecto que se mantendría a lo largo de 2022 y para el 2023 la proyección es del 2%.

Por el lado minero, la inversión sería de 3.4% en el 2022 y de -16.7% en el 2023, por el fin del proyecto Quellaveco (Moquegua).

Sobre la inversión pública, el BCR esperar que esta actividad crezca 4.5% el próximo año y 1.6% en el 2023, impulsado por un mayor gasto en obras de reconstrucción, bajo el acuerdo Gobierno a Gobierno, y los proyectos en el marco del Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC).

El ente emisor también elevó la proyección de crecimiento de la economía peruana de 11.9% a 13.2% para el presente año, por la rápida recuperación de la actividad productiva nacional.

VIDEO RECOMENDADO

COVID-19: conoce las nuevas restricciones para Navidad y Año Nuevo
Las celebraciones de fin de año se convierten en los escenarios perfectos para la propagación del coronavirus que podría desatar una tercera ola en el país.