(Reuters)
(Reuters)

Los bancos chipriotas reabrieron hoy sus puertas tras bajo fuertes medidas de seguridad y con importantes controles al movimiento de capitales, sin que se produjeran grandes incidentes.

La afluencia a las sucursales bancarias, cerradas desde el 16 de marzo, se produjo de forma relativamente ordenada. Horas después de la apertura, poca gente seguía haciendo cola a las puertas de los bancos. Los clientes entraron en los bancos en grupos de diez en diez para evitar tumultos.

Se esperaba una afluencia masiva tras casi dos semanas de cierre en las que los chipriotas solo tuvieron acceso al dinero en efectivo de los cajeros automáticos. Sin embargo, las advertencias continuas de las autoridades y diversas instituciones evitaron aglomeraciones e incidentes.

La reapertura estuvo acompañada de fuertes medidas de seguridad. Las patrullas policiales fueron constantes desde esta mañana en el centro de la capital. También hubo vigilantes privados en las puertas de todos los bancos.

Hasta el próximo miércoles, las operaciones de los clientes están sometidas a duras restricciones: se podrá sacar un máximo de 300 euros al día por persona y cuenta, los pagos y transferencias al extranjero no podrán superar los 5,000 euros por mes y los viajeros que abandonen la isla solo podrán llevar 1,000 euros en efectivo.

Estos controles son parte del impuesto por la . Es la primera vez que la Comisión Europea establece impedimentos al movimiento de capitales con la finalidad de evitar su fuga.

El presidente de , Nicos Anastasiadis, agradeció a todos sus compatriotas por su "madurez" y "gran sentido de responsabilidad" en la reapertura de los bancos.