Elecciones legislativas del domingo definirían entre el euro y el dracma. (Reuters)
Elecciones legislativas del domingo definirían entre el euro y el dracma. (Reuters)

Bancos centrales de todo el mundo revisaron hoy su poder de fuego preparándose para cualquier turbulencia que podrían provocar las elecciones que se celebrarán en , y entre ellos el insinuó un recorte en la tasa de interés y su par inglés se mostró listo para abrir sus arcas.

Las tensiones respecto a cómo manejar la crisis de deuda de la crisis caracterizada por la quiebra de Grecia y la necesidad de ayuda internacional y un extraño enfrentamiento se produjo entre Alemania y Francia, las dos potencias que suelen luchar por mantener unido al bloque.

En una señal de creciente tensión entre las potencias centrales europeas, la canciller de Alemania, , criticó al presidente de Francia, , que ha exigido un mayor énfasis en el crecimiento económico y menos en la austeridad presupuestaria.

La sensación de crisis era real. "Debemos hacer todo lo que sea posible para impedir que se desintegre la Eurozona", dijo en televisión el primer ministro holandés Mark Rutte.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi uno de los muchos que se preparan para los probables problemas tras la votación del domingo en Grecia, dijo que el banco estaba listo para actuar y financiar a cualquier banco viable de la Eurozona que entre en problemas.

Esta medianoche acabó en Grecia la campaña para las elecciones legislativas del domingo. El líder conservador Antonis Samaras manifestó en un mitin que el país afronta una difícil elección entre mantenerse ligada al euro o volver al dracma. Él fue un crítico tenaz del rescate griego, pero ahora lo defiende.

Alexis Tsipras, líder del izquierdista SYRIZA y principal opositor al rescate, dijo que el acuerdo de Grecia con los prestamistas internacionales, que ayudó a hundir a la economía nacional en una recesión, no duraría más allá del fin de semana.