Jim Yong Kim participa en la asamble anual de Banco Mundial y el FMI en Washington. (AP)
Jim Yong Kim participa en la asamble anual de Banco Mundial y el FMI en Washington. (AP)

Gina SandovalEnviada especial a Washington

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció un grupo de cambios para alinear el trabajo de sus funcionarios, el manejo de sus finanzas y el establecimiento de sus prioridades para alcanzar la meta de acabar con la extrema pobreza en 2030.

En la sesión plenaria del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, donde estuvieron representantes de 188 países miembro, Kim reconoció que, por mucho tiempo, la organización no ha seguido sus propias recomendaciones.

"Hay un cambio. Estamos recibiendo una cucharada de nuestra propia medicina. Mostraremos mucha más disciplina financiera de la que hemos tenido en el pasado para ser más eficientes e identificar las maneras de reducir el gasto", refirió.

El funcionario urgió a apurar estos cambios teniendo en cuenta que se ha identificado que de cada tres pobres, uno es un niño. "De toda la gente que vive en extrema pobreza, 400 millones son niños. Qué otra motivación necesitamos para acelerar el progreso y alcanzar la meta en 2030", anotó.

Kim manifestó que el banco reducirá los plazos de las transacciones y operaciones en un tercio, serán mejores oyentes y ofreció enriquecer con detalles su información de modo que todos puedan acceder con facilidad y conocer el trabajo que se está haciendo.