Consideró que la integración en la región sigue siendo una "asignatura pendiente". (Reuters)
Consideró que la integración en la región sigue siendo una "asignatura pendiente". (Reuters)

El expresidente español arremetió contra el llamado "socialismo del siglo XXI" en Latinoamérica y proclamó su "fracaso económico" y su "desprestigio", frente a los avances de países en los que rige el libre mercado.

En la presentación del informe América Latina: Una agenda de libertad 2012 publicado hoy por la Fundación , de la que es jefe, Aznar afirmó que Latinoamérica ha conseguido mantener altas tasas de crecimiento, pese al "panorama de la dictadura cubana y sus satélites, refractarios a la adopción de reformas e incompatibles con la idea de sociedad abierta".

En su prólogo de cinco páginas, el exjefe de Estado afirmó que el "socialismo del siglo XXI" adopta "elementos del socialismo de toda la vida y los combina con algunas de las soluciones políticas que más daño han causado a los latinoamericanos" en el siglo pasado, tales como "el populismo revolucionario, el militarismo, el caudillismo y el indigenismo racista".

"La conculcación de los derechos de propiedad, la inseguridad jurídica, el aumento descontrolado de la oferta monetaria y la imposibilidad de medir con precisión y transparencia las variables económicas, algo inherente a toda economía cerrada, explican que los países del 'socialismo del siglo XXI' no hayan podido seguir el ritmo de las repúblicas latinoamericanas donde rige la economía de libre mercado", refirió el exgobernante.

"Esto ha puesto de relieve el fracaso económico del modelo populista y ha contribuido a su desprestigio incluso entre sectores de izquierda", añadió Aznar, quien también cita a la inseguridad ciudadana como otro de los peligros de América Latina y considera que la integración sigue siendo una "asignatura pendiente" de la región.

"Siguen existiendo demasiados prejuicios particularistas que entorpecen el estrechamiento de los vínculos entre los países de América Latina, una de las regiones más homogéneas del mundo", sentenció el presidente español entre 1996 y 2004.

El informe de la FAES, institución vinculada al Partido Popular (PP), es la continuación de otro con el mismo título publicado en 2007. Además de en España, el documento será presentado en México, Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Perú, Guatemala, Ecuador y Estados Unidos, así como en Bruselas, Londres y Berlín.

HUELGA CONTRA REFORMA LABORALEl nuevo gobierno de enfrenta este jueves su primera huelga general, en el mismo día en que el líder conservador cumple los primeros 100 días en el cargo en un escenario marcado por una grave crisis económica y el acoso creciente de los mercados financieros.

El paro general de 24 horas fue convocado a fin de presionar al gobierno de Rajoy para que acepte negociar cambios a una reforma laboral radical impuesta por decreto en febrero pasado y que ha puesto en pie de guerra a los dos grandes sindicatos españoles: la (CCOO) y la (UGT).

Calificada por los sindicatos de "brutal", la revisión abarata y facilita el despido, recorta sustancialmente el poder de los sindicatos en las negociaciones sobre los salarios y las condiciones laborales y da flexibilidad a las empresas para que unilateralmente puedan reducir sueldos y prolongar la jornada laboral.

El gobierno admitió que por sí sola la reforma no va a generar empleo a corto plazo en un país que registra la tasa de desempleo más alta en la Unión Europea (23,9%) y donde casi la mitad de los jóvenes menores de 25 años están sin trabajo.

En ese sentido, reconocen que el desempleo seguirá creciendo este año pero confían en que en el mediano plazo, las propias ventajas que la reforma laboral otorga a las empresas facilitarán la contratación de desempleados y jóvenes, principalmente.

Por el contrario, los sindicatos están convencidos de que la enmienda laboral impulsada por el gobierno del (PP) solo llevará a una destrucción aún mayor de empleos y a la generalización de contratos de trabajo "basura".