(USI)
(USI)

Las compañías petroleras y mineras están incrementando sus compromisos con los derechos humanos a nivel internacional, en particular con los de los pueblos indígenas, según revela un estudio de .

Según el informe, 23 de las 28 empresas investigadas se comprometen públicamente a respetar los derechos de los pueblos indígenas en específico, mientras que casi todas respetarían lo establecido en el marco de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Más aún, cinco de todas las empresas extractivas analizadas están comprometidas de manera explícita con el Consentimiento Libre Previo e Informado (CLPI), propuesto por la ONU como derecho de los pueblos indígenas ante proyectos de desarrollo que afecten sus tierras, territorios, recursos y su modo de vida.

Estas cinco empresas son Inmet, , Talismán Energy, Río Tinto y , quienes capitalizan un mercado total de más de 180 mil millones de dólares, y cuatro de estas operan actualmente en el Perú.

A su vez, 20 compañías estudiadas incorporaron elementos generales de apoyo a las comunidades o de licencia social en sus políticas hacia actividades de desarrollo de proyectos en sus zonas de operaciones.

Según Oxfam, esta tendencia en el sector extractivo (desde el 2010) es debido al aumento de los conflictos sociales y las controversias vinculadas a los proyectos mineros, además de los recientes requisitos crediticios establecidos por el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional para el sector privado.