Sigue actualizado en nuestra APP

Un almacén de minerales que amenaza la Reserva de Paracas

Esta semana, el Senace decidirá si el terminal podrá ser usado para el envío de minerales. El proyecto portuario no debió realizarse cerca de la bahía, advierte el presidente de Canatur, Carlos Canales.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Paracas, una de las principales reservas nacionales del Perú y con mayor atractivo turístico, enfrenta la amenaza de ser eventualmente contaminada por una actividad no prevista en sus alrededores: el traslado y almacenamiento de concentrados de mineral. Esta es una de las principales advertencias que hace Stefan Austermuhle, director de la Asociación Mundo Azul.

El problema se remonta a la intención del consorcio Terminal Portuario Paracas de incluir un almacén de concentrados de minerales como parte del proyecto de modernización del Terminal Portuario General San Martín, en Pisco, un planteamiento que no estaba previsto como tal en el contrato que la empresa suscribió con el Estado en 2014.

La propuesta
Debido a ello, el consorcio elaboró una Modificatoria del Estudio de Impacto Ambiental (MEIA) que presentó ante el Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace), con la intención de tener permiso para incluir la referida estructura. Sin embargo, la entidad desaprobó el estudio en febrero de este año y realizó 33 observaciones.

Al ver rechazado el MEIA, el consorcio decidió apelar. Por parte de la empresa, Jorge Arce comentó anteriormente a Perú21 que se había decidido usar tecnología hermética para manejar los minerales, entre los que no se incluiría plomo, pero sí cobre y zinc, aunque los tres estarían permitidos según el contrato. No obstante, Austermuhle hace una aclaración al respecto.

“En ese contrato, no existe (no se menciona el uso de) ni un solo equipamiento, almacén, ni grúa, ni nada para transportar minerales porque claramente el objetivo del contrato era crear un puerto para graneles sólidos y líquidos. Es decir, agricultura y un puerto de contenedores”, explicó el especialista en Perú21.TV.

La única referencia en el documento, aclaró, estaría en un anexo de 500 páginas. Al respecto, Austermuhle agregó: “Es un documento en el que se hace una propuesta de qué se podría evaluar y hay un solo párrafo de tres líneas en el que se dice que les gustaría evaluar cómo atender a las minas. Esto fue aprobado y el Estado dijo: ‘ya, evalúalo’”.

Tecnología adecuada
Cuando al presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Carlos Canales, se le consultó sobre el impacto que podría haber, este explicó que con el uso de la tecnología adecuada podría evitarse el impacto de los polvos de minerales en la zona. Sin embargo, aseguró que, con o sin almacén, el principal problema es la ubicación del puerto y responsabilizó al gobierno de Ollanta Humala por ello.

Si bien es cierto que hubo un puerto antes, uno muy antiguo, esa no era el área ideal, al lado de una reserva nacional, con áreas protegidas”, precisó a Perú21.

Como ejemplo del potencial turístico de la zona, explicó que esta actividad crece cada año. El mejor ejemplo de ello sería que mientras en años pasados era usual recibir entre seis y siete cruceros, en 2018 Paracas recibió 19.

“Los cruceros generan mucha riqueza porque empoderan a esta región. Y se calcula que este año se debe estar sobre los 25 cruceros”, afirmó el presidente de Canatur.

No obstante, el aprovechamiento de todo ese potencial podría verse obstruido por un eventual mal manejo de los minerales en la zona. Ante ello, Austermuhle explica qué sucedería si el Senace fallara a favor de la apelación presentada por el consorcio.

“Hemos analizado el almacén (como está propuesto) y el embarque del mineral, y creemos que habría varias fugas de polvos. Esos son polvos tóxicos porque los minerales contienen plomo, contienen mercurio en pequeñas cantidades y estos se van a acumular con los años y van a envenenar las conchas, los animales, a la población y al medio ambiente. Si ellos transportan un millón de toneladas, solo tienen que fugarse unos 200 o 300 kilos al año y tienes un impacto realmente brutal”, advirtió. Esta semana, el Senace hará pública su última palabra.

Tenga en cuenta
La desaprobación del MEIA se produjo en febrero, después de que la empresa no levantara 33 observaciones de las 277 que hicieron el Senace y otras 11 entidades que participaron como opinantes técnicos en la evaluación del documento.

Una de las observaciones fue que no se consideraron “criterios ambientales y sociales sobre la propuesta de ubicación del almacén”.

El Senace también informó en su momento que en algunos casos no se habría evaluado el impacto de la operación en la fauna silvestre de la zona.

Ayer, la población y representantes de algunas organizaciones civiles protestaron en Paracas contra la construcción del almacén de concentrados de minerales en el referido terminal.

Actualmente, según el presidente del directorio del consorcio, Jorge Arce, el Terminal Portuario General San Martín maneja 1.7 millones de toneladas al año. Para 2021 se espera llegar a 2.5 millones de toneladas y, en forma gradual, estiman alcanzar 4 millones de toneladas. Además, dijo a Semana Económica, que si el Senace rechaza la apelación, irían a un arbitraje internacional.

Ir a portada