La empresa fue paralizada en 2009 por incumplir con deudas y plan ambiental. (USI)
La empresa fue paralizada en 2009 por incumplir con deudas y plan ambiental. (USI)

La junta de acreedores de la metalúrgica decidió hoy reestructurar la empresa, asfixiada por millonarias deudas y el incumplimiento de su plan ambiental.

Esta decisión llega más de dos años después de que Doe Run acudiera al Indecopi para resolver su insolvencia, y allana el camino para que la firma reinicie las operaciones en La Oroya, el mayor complejo metalúrgico del país.

La planta de Doe Run, otrora la sexta exportadora de metales de Perú, fue paralizada en el 2009 en medio de los problemas financieros de la compañía, lo que dejó en la incertidumbre a unos 3,500 trabajadores.

José Mogrovejo, portavoz de Doe Run, explicó que en cinco días habrá una nueva reunión en la que se decidirá quién administrará la empresa. Posteriormente se aprobará un plan de reestructuración, pero para esto último no precisó un plazo.

"Una vez aprobado el plan ya podemos reiniciar las operaciones, eso no va a ser inmediato (…) tomaría semanas", afirmó.

Los principales acreedores de Doe Run Perú son el Gobierno, con un 36% de las deudas, y Doe Run Cayman, con otro 35%, precisó Mogrovejo. El resto son, en su mayoría, proveedores de minerales a los que la minera debe unos US$100 millones*.

PLAN AMBIENTALPor otro lado, Mogrovejo agregó que dialogarán nuevamente con el Ejecutivo para que este extienda el plazo para la concreción del plan de remediación ambiental en .

Los problemas de la empresa se profundizaron en el 2009, precisamente al no poder garantizar al Estado peruano la conclusión de este plan por unos US$150 millones.

En ese momento, el entonces gobierno del presidente dijo que retiraría la licencia de la empresa, y luego que el de Doe Run estaba en manos de la junta de acreedores.

Pero la administración de ha apoyado el reinicio de las operaciones de la planta de Doe Run, en lo que sería un intento por evitar un conflicto social en La Oroya, zona que depende de la actividad minera para su subsistencia.