(Reuters)
(Reuters)

Todo un espectáculo. llegó a Lima para el y no defraudó. El mejor jugador de la última Copa Confederaciones se robó el show al marcar un golazo y brillar con sus maniobras.

El flamante refuerzo del Barcelona anotó el quinto tanto de su equipos desde la media cancha, tras observar que Fernando Muslera se encontraba salido. El brasileño le atinó a su instinto y nos entregó una joya digna de crack.

Y por si fuera poco, tras su sensacional gol, el delantero mandó a comprar pan al uruguayo Diego Lugano con una finta de aquellas. "Estoy muy feliz. Gracias a todos", dijo la estrella brasileña.