Se jugaba el minuto 69 del encuentro entre Chelsea y Corinthians y el marcador seguía a cero. Pero una gran jugada colectiva del 'Timao', iniciada por el peruano , terminó con para el cuadro brasileño.

El autor: nuevamente, como en la semifinal ante el Al Ahly egipcio, fue el 'Depredador', quien definió de cabeza con gran calidad rodeado de tres defensores del equipo inglés.

Ese tanto bastó para que el Corinthians se lleve el título del Mundial de Clubes, y devuelva el trofeo a Sudamérica después de seis años.