‘Charrúas’ fueron pifiados por la afición pese a sus goles. (AFP)
‘Charrúas’ fueron pifiados por la afición pese a sus goles. (AFP)

derrotó 8-0 a con un equipo alternativo y aseguró su pase semifinales de la , donde este miércoles 26 de junio se las verá ante Brasil en la ciudad de Belo Horizonte.

Los 'charrúas' anotaron por intermedio de Abel Hernández (2', 24', 45'+1, 67'), Diego Pérez (27'), Nicolás Lodeiro (61') y Luis Suárez (82', 90'). Pese a la goleada, el arquero tahitiano Gilbert Meriel –quien reemplazó a Mickel Roche– se convirtió en figura tras atajarle un penal a Andrés Scotti a los 50 minutos.

Además, la hinchada local estuvo a favor de los isleños. Un par de toques seguidos de Uruguay provocaron silbidos de las tribunas, pero tres pases consecutivos de los tahitianos motivaron varios 'olés' y aplausos de los escasos espectadores que, por momentos, vitoreaban como si la 'canarinha' estuviera en el campo de juego.

El estadio se convirtió en una fiesta mayor cuando al término del partido, los jugadores tahitianos aparecieron con banderas del país anfitrión y una pancarta que decía "Obrigado, Brasil" (Gracias, Brasil).

Tahití se retira del torneo con el triste récord de ser el equipo más goleado en una Copa Confederaciones, que hasta hoy correspondía a Arabia Saudita que en la edición de 1999 había recibido 16 goles en total.