Universitario se quedaron dormidos y The Strongest le empató en el último minuto. (AFP)
Universitario se quedaron dormidos y The Strongest le empató en el último minuto. (AFP)

El estadio era el mismo, el aliento era igual, el color de camiseta permaneció como nació. Entonces, ¿cuáles fueron las diferencias entre este y el de hace varias semanas con y el de pocos días atrás con Carlos Silvestri? Pues un técnico que usa gel y ternos de marca, tres goles, y el rival más débil del Grupo 1 de la en casa. Porque lo demás sigue igual: no gana, no se ordena, no sabe lo que es defender. Antiguamente había que destruir a la 'U' para empatarle, hoy parece un juego de niños.

Con ímpetu, con errores rivales y definiciones correctas, los merengues ganaban tres a uno a The Strongest, equipo boliviano que está cerca de clasificar, pero cuya defensa también flaquea.

Ganaban porque Raúl Ruidíaz volvió al gol, Christofer Gonzales anotó y Edwin Gómez pudo celebrar. Hubo baile de los tres (muy exagerado si el equipo está eliminado), velocidad por momentos con Siucho y Aguirre, y algo de agradecimiento al hincha que sacrificó horas de sueño para ver a su querido equipo. Sin embargo, todo fue espejismo.

Porque Diego Chávez metió un autogol luego de varios intentos de despejes de Dalton Moreira y José Carvallo, y porque 'Toñito' Gonzales no recuperaba pelota alguna en la segunda parte. Allí, en esos momentos, The Strongest metió a la 'U' en su campo y primero descontó con un cabezazo de Ernesto Cristaldo (sin marca).

El resto para el hincha fue nuevamente sufrir, sufrir y, a los 90', observar como Néstor Duarte marcaba espantoso, Carvallo no cortaba la asistencia de Pablo Escobar y Jair Reinoso añadía sin oposición la pelota.

Este año en Ate se habla tanto del ADN: que el del 'Puma', que el de 'Chemo'. Bueno el ADN fue positivo. La 'U' es padre del fracaso en la Copa. Que lo firme.