(Reuters)
(Reuters)

La Unión Europea de Fútbol (), autoridad encargada de administrar las asociaciones de fútbol europeo, anunció una serie de medidas para erradicar el racismo, la violencia y el dopaje en este deporte.

El secretario general del organismo, Gianni Infantino, comunicó este jueves en una rueda de prensa en Londres, que desde la próxima temporada se recurrirá a análisis de sangre para combatir el consumo de sustancias prohibidas. Los médicos decidirán el número de pruebas sanguíneas que se efectuarán, y en qué competiciones.

"Queremos hacer todo lo posible para demostrar que queremos un deporte limpio. En 2008 y 2012 (Eurocopas) hubo buenas experiencias con los exámenes sanguíneos. Pensamos que es el buen momento", declaró Infantino.

Otra medida consiste en prohibir a los jugadores participar en por lo menos diez partidos si cometen actos racistas sobre el césped o si tienen actitudes violentas hacia las autoridades del encuentro deportivo.

El integrante del consejo ejecutivo de la confirmó que, en caso sean los espectadores los que cometen las ofensas racistas, se considerara el cierre de los estadios y una multa de 50.000 euros.

Asimismo, Infantino dijo también que extenderá las pruebas de dopaje (de orina) a todas las competencias a partir de la próxima temporada y animó a las federaciones nacionales a tomar medidas similares.

Finalmente, se anunció que la final de la 'Champions' 2014-2015 será en Berlín y la de la Europa League de esa temporada en Varsovia.