La paciencia se va acabando a Guillermo Sanguinetti. (Luis Gonzales)
La paciencia se va acabando a Guillermo Sanguinetti. (Luis Gonzales)

La final del 2015 fue el tercer fracaso consecutivo del DT en apenas cuatro meses y medio. Es que, tras ganar el Torneo del Inca 2014, el uruguayo tuvo grandes tropiezos.

En diciembre pasado, los íntimos cayeron 0-1 ante Cristal en el partido que definía al campeón del Clausura. Dos meses después, el equipo fue goleado por Huracán de Argentina y no clasificó a la fase de grupos de la Libertadores.

Anoche, Guillermo Sanguinetti falló al alinear a Jean Deza desde el vamos, y dejó a su equipo sin su mejor jugador viniendo desde el banco.

Cuando sacó a Deza, improvisó con Carlos Preciado en su lugar, y dejó de lado a Fernando Canales, un hombre con mejor recorrido de banda y más ida y vuelta. A su favor está que en ambas definiciones (con Cristal y Vallejo) no tuvo a Gabriel Costa.

De otro lado, el golero George Forsyth criticó el arbitraje de Henry Gambetta. "El penal contra Landauri hubiera cambiado la historia", dijo.