Carlos Bernuy FloresEnviado especial en México

En la Plaza de Toros del México D.F., Tom Pagés venció la gravedad, a la muerte y a siete competidores más para consagrarse como el mejor de los en su primera fecha. Maniobras espectaculares, tensión en las 42 mil personas asistentes y pañuelos blancos en el final fueron parte de la fiesta.

El show empezó cerca de las diez de la noche (once de Perú) con una representación de las Fiesta de San Fermín, pero en lugar de toros eran motos las que recorrÍan la arena de la plaza. El primer rider en ser aplaudido fue el local Erick Ruiz, de solo 17 años, que pese a sus espectaculares saltos no pudo pasar el repechaje. Ya en cuartos de final, el español Dany Torres y Pagés se perfilaban como los mejores.

Las semifinales fueron algo realmente impresionante. Torres derrotó a Levi Sherwood y para celebrar su pase a la final fue hasta el escenario y tocó la batería. Pagés, que corrió con la camiseta del fallecido rider japonés Eigo Sato en homenaje, se metió al público con una maniobra única, un giro de 360 grados en el aire abandonando la moto para, unos segundos después, volver a ella. Fue un momento casi mágico.

Ya en la final, Torres intentó sacar lo mejor de su repertorio con un 'Superflit' de 12 metros y un 'Tsunami', pero Pagés mantuvo la calma, utilizó todas las rampas, se acostó en el aire sobre la moto y superó las maniobras del español. Fue 3-1 para los jueces, venciendo en energía, ejecución y recorrido del circuito (tres de los cinco criterios de calificación).

El francés arrojó su camiseta a la gente, mientras los fuegos artificiales iluminaban la noche y convertían al D.F. en la 'Ciudad Luz' por un momento, como homenajeando a su hijo. Pagés no pudo contener las lágrimas mientras era alzado en hombros cual 'matador' experto. Porque en la Plaza de Toros, en los Red Bull X-Fighters, no pudo haber mejor faena que la de este loco francés sobre su moto. Merci (gracias), Tom.

MIRA EL ESPECTACULAR VIDEO DEL EVENTO: