Sergio Markarián no aceptó los ruegos de Manuel Burga. (EFE)
Sergio Markarián no aceptó los ruegos de Manuel Burga. (EFE)

El técnico reconoció que no cumplió con el objetivo de clasificar a la selección peruana al , por lo que se aleja del país con mucho dolor.

"Las cosas no salieron bien y lo reconocemos, nos hacemos responsables y con mucho dolor nos estamos yendo; los más apenados somos nosotros", manifestó el estratega uruguayo, quien no aceptó la propuesta de para que continúe.

"Hace tiempo dije muy claramente que si clasificábamos (al Mundial) íbamos a aceptar una eventual propuesta de la federación, y si no se daba el objetivo, no la aceptaríamos", agregó.

A modo de justificar su fracaso, Markarián adujo que clasificar a una Copa del Mundo no es solamente tarea del entrenador o de los jugadores, sino que es una labor que abarca otros cambios en el balompié peruano.

"Hay muchas otras cosas más que hacer, y que se las he hecho saber a la federación en el informe detallado que dejo", manifestó.

Markarián le expresó sus buenos deseos a su sucesor y le recomendó que su futuro trabajo sea sobre la base en las buenas cosas que él deja.

"Deseo lo mejor a quien le queda la responsabilidad, que corrija todo lo que considere que hay que corregir, que se base en las cosas buenas que creo que hemos hecho, y que siga adelante para darle a la gente la alegría de clasificar a un Mundial", finalizó.

Sergio Markarián dejó a Perú ubicado en el antepenúltimo lugar de las últimas Eliminatorias, con 15 puntos en 16 fechas disputadas.