En el partido que disputaban las selecciones de y , el defensa afgano Farzad Ghulam sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando iba a cabecear el balón.

Transcurría el minuto 67 del cotejo, organizado por la Federación de Fútbol de Asia del Sur (SAFF), cuando Ghulam chocó su cabeza con la de Bharat Khawas en plena disputa de la pelota. Esto originó que el primero sufriera un paro cardiaco.

Ante las recientes muertes ocurridas en el mundo, los espectadores y los seleccionados de ambos países temieron lo peor. Sin embargo, el cuerpo médico presente en el estadio utilizó la bolsa médica (FMEB)* que proporciona la FIFA para atender a los futbolistas en caso de emergencia.

En ella había un desfibrilador externo automático* (DEA), el cual permitió reanimar al futbolista y salvarle la vida. Luego de ser atendido, el futbolista fue trasladado un hospital en una ambulancia.

La bolsa médica contiene un desfibrilador, dispositivo portátil para diagnosticar posibles problemas cardiacos. Asimismo, su empleo durante partidos asegura una atención correcta a los futbolistas durante una hora, tiempo suficiente para ser trasladado a un hospital.

"El uso mundial de desfibriladores es una de las principales prioridades de la FIFA en nuestra batalla para prevenir la muerte súbita en el terreno de juego", explicó Michel d'Hooghe, presidente de la Comisión Médica del organismo mundial.