Paolo Guerrero podría volver a jugar entre febrero y marzo (Foto: AFP)
Paolo Guerrero podría volver a jugar entre febrero y marzo (Foto: AFP)

es de esas personas que continúan de pie a pesar de haberse caído una, dos, tres o diez veces. Resiliente, le llaman, pero su apellido lo define mejor que cualquier adjetivo. Y es que hay que ser un guerrero para levantarse y renovar esa ilusión por jugar al fútbol como si fuese un juvenil. A sus casi 38 años (los cumple el 1 de enero) y con una rodilla derecha que parece ser su principal escollo, el querido capitán ya inició su proceso de rehabilitación para volver a las canchas y renacer.

El origen de aquella lesión se remonta a agosto del 2020, cuando Guerrero se rompió el ligamento cruzado de esa zona y tuvo que decirle adiós al resto de la temporada. Su ausencia se sintió en Internacional, que tuvo que arreglárselas sin él para dar competencia en el Brasileirao y clasificar a la Copa Libertadores. Y mal no le fue a Paolo, porque hasta antes de aquel suceso tenía diez goles y dos asistencias en el ‘Colorado’ ese año.

Pero siempre hay algo que lo arruina todo y el hijo de doña Peta tuvo que vivir ese difícil momento, aceptarlo luego y levantarse después como el guerrero que es. Fue operado de la rodilla derecha y empezó una etapa de recuperación que tardó más de 210 días para volver a la actividad competitiva en su club. Su reestreno se dio en marzo de este año, en el duelo entre el Internacional e Ypiranga, por el Campeonato Gaúcho.

PISADA EN FALSO

El regreso de Guerrero no solo dejó contento a los hinchas del ‘Colorado’, sino también alimentó la esperanza de Ricardo Gareca, quien esperaba contar con él para la Copa América 2021. Sin embargo, el goleador volvió a sentir dolor en la zona afectada y comunicó al comando técnico no tomarlo en cuenta. Fue sometido a una nueva cirugía a inicios de junio y estuvo a seis semanas en recuperación. Reapareció el 31 de julio en el duelo ante Cuibabá, por el Brasileirao.

Esa discontinuidad también afectó su rendimiento en la selección peruana. En las Eliminatorias a Qatar 2022 solo disputó cinco partidos (258 minutos) y no ha podido marcar goles. El último compromiso que jugó fue el 7 de octubre en el estadio Nacional ante Chile, partido que ganamos 2-0. Y en la conferencia de prensa, luego de la victoria, Paolo fue consciente de lo que ocurría. “¿Qué debe pasar para volver a mi mejor nivel? Tengo que resolver el tema de mi rodilla, parece que no me quiere dejar jugar”, deslizó con una sonrisa tímida.

Después de la fecha triple de octubre, Guerrero decidió frenarlo todo en el fútbol. Rescindió contrato con Internacional y viajó el 12 de octubre a Alemania junto a su madre, con el objetivo de encontrar respuestas sobre su lesión. Quería estar alejado de todo, rodearse de sus seres queridos, tomar impulso nuevamente y empezar otra vez, como tantas veces lo hizo en su carrera.

REHABILITACIÓN Y FUTURO

Y en Hamburgo, donde estuvo varios días, encontró la ayuda que necesitaba. Los doctores le dijeron que la inflamación de su rodilla derecha no requería cirugía y, por lo tanto, la recuperación sería larga. Paolo compartió la noticia con su mamá y con el comando técnico de la bicolor. “Afortunadamente no se tiene que operar, tiene que esperar que se le desinflame la rodilla al cien por ciento. Se debe trabajar en el proceso de recuperación para que, al término de dos meses y medio o máximo tres, esté al cien por ciento de sus posibilidades”, expresó Néstor Bonillo, preparador físico de la blanquirroja.

“Paolo ya está bastante mejor. No necesitó que lo operen, sino más bien tratamiento. Aquí (Alemania) hay muy buenos doctores. Nos vamos contentos. Ya no se hincha la rodilla. Tenía que tratarse acá para que le manifiesten qué era lo que tenía. Con fisioterapia todo está en orden. Necesitaba también un descanso”, comentó Doña Peta a un medio alemán.

Es cuestión de tiempo para admirarlo otra vez marcando goles. No solo en la selección peruana, sino también a nivel de clubes y una opción muy grande es que vaya a jugar a Boca Juniors, donde ya militan Carlos Zambrano y Luis Advíncula. Por ahora, la opción de verlo en la Liga 1, en AlIanza Lima, ha sido descartada por el mismo futbolista. “Ya lo he dicho, todavía no está en mis planes regresar a Alianza Lima”, sostuvo el goleador histórico de la selección peruana.