goleó 3-0 a Suecia en la despedida del de Estocolmo, el mítico recinto en el que el 'Scratch' ganó su primer título mundial en 1958, en un partido que le sirvió al técnico Mano Menezes para dejar atrás el sinsabor de perder el oro en Londres 2012.

Pelé, quien lideró la oncena que derrotó 5-2 al anfitrión en aquella final hace más de 40 años, dio el puntapié inicial del encuentro que terminaron ganando los 'garotos' con un tanto de Leandro Damiao y un doblete de Alexandre Pato.

Menezes reforzó al plantel que llevó a los Juegos Olímpicos con las inclusiones de Dani Alves, David Luiz, Paulinho y Ramires, pero siguió confiando en Oscar para armar el equipo y en la potencia ofensiva de su dupla Neymar-Damiao.

En el lado de Suecia se notó la ausencia de Zlatan Ibrahimovic –quien quedó fuera por lesión–, que pretendían llegar al inicio de las eliminatorias mundialistas europeas en setiembre con la moral alta, tras quedar eliminados en primera fase de la Eurocopa.