A pesar de que ya no figura en el top mundial de los mejores jugadores, todavía es muy querido. No es un misterio, pero el día que el crack brasileño se retire, el mundo llorará.

Ayer, minutos antes de que acabe el partido por entre Atlético Mineiro y Santa Fe (1-1), un niño burló la seguridad para meterse a la cancha para abrazar a 'Dinho'. Luego, la Policía cumplió con su labor y retiró al fanático del campo.

Ronaldinho es conocido por ser uno de los futbolistas más carismáticos y siempre responde en buena onda las muestras de cariño que recibe. Este caso no fue la excepción.