ha finalizado. Pero este gran evento deportivo que se realiza cada cuatro años no podía despedirse sin antes deleitar al público que asistió al mítico estadio Maracaná para decirle adiós a los Juegos Olímpicos.

Como se pudo apreciar, la flama olímpica ahora la tendrá Japón, ya que la próxima parada para todos los atletas del mundo será en Tokio, en 2020.

Y justamente por ese motivo, los organizadores de la ceremonia de clausura de Río 2016 organizaron una entrañable presentación para Shinzo Abe, el primer ministro del país del sol naciente.

Él llegó hoy al Maracaná de la mano de Super Mario Bros, el gasfitero más famoso del mundo. Abe "cruzó" el mundo simbólicamente a través de canales y tuberías caracterizado como el personaje de los videojuegos. Él emergió de un tubo gigantesco ubicado en el centro del campo del estadio durante la ceremonia japonesa.

En el vídeo que dio paso a la presentación, Mario Bross está acompañado de "Doraemon", el gato robot del siglo XXII creado para una serie de dibujos animados japonesa en los años 70, que fue nombrado "embajador de Japón" en 2008 porque el país considera que encarna algunos de sus valores fundamentales, como el respeto y la amistad, también valores olímpicos.

Super Mario Bros está en la cima de la popularidad desde hace 30 años, cuando se convirtió en uno de los personajes más rentables de los vídeojuegos y en la principal estrella de la japonesa Nintendo.

En la presentación de Japón en Río, que se prolongó durante unos 12 minutos, tampoco faltó otro símbolo del país, los populares dibujos "manga", la pasión por la tecnología y lo canales de la ciudad.

TAGS RELACIONADOS