(Reuters)
(Reuters)

El Reino Unido conquistó por fin su primer oro en los Juegos Olímpicos de Londres, en una jornada marcada por la de ocho jugadoras asiáticas de bádminton y en la que una joven generación de nadadores buscará un poco de protagonismo tras .

En el quinto día de competición, el himno británico God Save the Queen sonó por primera vez en el lago inglés de Eton para las remeras Helen Glover y Heather Stanning, vencedoras de la prueba de dos sin timonel.

La pareja británica se impuso a las australianas Kate Hornsey y Sarah Tait, que se colgaron la plata y a las campeonas mundiales neozelandesas Juliette Haigh y Rebecca Scown, que se tuvieron que conformar con el bronce.

El Reino Unido, que planeó superar durante "sus" Olimpiadas las 47 medallas obtenidas en , solo había cosechado hasta ahora cuatro, dos de plata y dos de bronce, y la sequía dorada empezaba a suscitar cierta inquietud entre la prensa y los aficionados británicos.

El diario título ayer con sorna "Se busca: medalla de oro", realizó un cálculo del tiempo que estuvo Reino Unido sin conseguir la medalla dorada en Londres.

"Después de cuatro días, 11 horas, 57 minutos y 27 segundos el equipo británico ya tiene sus propias ¡Chicas de oro!", celebró el rotativo en su página web.

"¡Una noticia fantástica! ¡Felicidades al ellas, un gran éxito para el equipo británico!, reaccionó casi con alivio el primer ministro David Cameron.