puso el primer tanto del partido a favor del  sobre el en la final de la .

La increíble jugada ocurrió luego que Karius intentara entregar el balón con las manos al defensa rojo. La poca potencia del balón permitió que el francés ponga su pie y redireccione la esférica al arco rival.

Con su tanto, el atacante francés rompió la racha negativa de no haber estampado su firma en esta instancia del certamen europeo.