Guardiola y Messi, cuando el mejor DT dirigía al mejor jugador. Un lujo. (Internet)
Guardiola y Messi, cuando el mejor DT dirigía al mejor jugador. Un lujo. (Internet)

Su salida de generó muchas especulaciones en el ambiente futbolístico mundial. Ahora, confesó las razones que lo impulsaron a dar un paso al costado en el club con el que ganó 14 títulos como director técnico.

"Ya no podía motivar a mis jugadores. Si no podés hacer eso como entrenador, entonces, es el momento de marcharse", indicó el español.

El actual DT de de Alemania relató que vivió "momentos de mucha tristeza", y uno de ellos fue "cuando Barcelona, en 2012, cayó en semifinales de la Liga de Campeones contra el .

"Eramos mucho mejores que nuestros rivales, pero concedimos un gol innecesario en la vuelta y antes de que nos diéramos cuenta estábamos eliminados. Fue una gran derrota para mí­. Me sentí­ como si no pudiera volver a levantar a mi equipo", comentó.

También explicó las presiones de la prensa española cuando dejaba afuera a Lionel Messi. "Con muchas estrellas en el equipo, como tenemos ahora en Bayern o como tuve en el Barsa, puedes llegar a situaciones donde la diversidad también puede ser destructiva. Todo el mundo quiere jugar. Por ejemplo, cada vez que dejaba a Messi en el banco se armaba lío en el mundo Barcelona", relató en una entrevista con la revista Audi Annual Report.

DETALLES EN ALEMÁNGuardiola reveló también su acercamiento al Bayern y su primera conversación con los directivos del club alemán en 2011 durante la Copa Audi, cuando aún era entrenador del Barcelona.

"Conversé en el salón VIP con Karl-Heinz Rummenigge (presidente de la directiva del Bayern) y Uli Hoeness (ahora expresidente del Bayern, condenado a prisión por evasión) sobre los planes de mi carrera. El éxito del Bayern no podía presagiarse en ese momento", admitió.

El entrenador también confesó que habla de "tácticas" con su esposa Cristina. "Ella me dice que debo alinear al mismo equipo que ganó el último partido. Intentar explicarle el principio de rotación en el plantel es más duro que decirle a Arjen Robben que debe sentarse en el banquillo", indicó Pep.