La pelea entre y captó la atención mundial y no solo se disputó sobre el ring del T-Mobile Arena de Las Vegas. Las frases de ambos protagonistas también son poderosas armas de ataque.

"Pararon la pelea demasiado pronto, muy rápido. No me tiró simplemente era el cansancio y el combate estaba igualado", señaló tras la cita el destacado peleador irlandés, desmereciendo el triunfo rival.

Desde la esquina contraria, más cómodo por el triunfo, Mayweather Jr. respondió de forma inmediata. "No me importa lo que digan, una victoria siempre es una victoria, sin tener en cuenta la manera como se consigue. Le debía a los aficionados un buen espectáculo tras la pelea ante Manny Pacquiao", manifestó.

"Merecía escuchar el último gong, pero está bien. Estoy orgulloso de lo que hice. Fue divertido", añadió McGregor, quien reconoció que "fue un honor haber compartido el ring con Floyd", antes de confirmar su retorno al UFC.

La réplica de Mayweather no tardó en llegar. "Me dio muchos golpes en la nuca y se lo dije al árbitro, pero lo dejé seguir, porque sabía que iba a ganarlo sin problemas, a pesar que durante el campamento sufrí una ligera lesión, pero nada de cuidado", dijo.

"Tienen mi palabra, que esta fue mi última pelea. Rompimos récord de taquilla al recaudar casi 80 millones de dólares y pronto tendremos los números de venta de PPV pero sabemos que en Los Ángeles y Florida hubo problemas técnicos por el alto número de personas que compraron la pelea", acotó el pugilista estadounidense.