El futbolista peruano  fue sancionado con un año de inhabilitación para conducir en Brasil, luego que la policía de Río de Janeiro reportara que manejaba su auto con una licencia vencida.

Los agentes brasileños interceptaron al delantero del Flamengo el miércoles a la medianoche en un control de alcoholemia que se desarrollaba en la zona sur de Río, pero el futbolista se negó a soplar para verificar si se encontraba en estado de embriaguez, según informaron fuentes a la agencia Efe.

Por esta negativa, Paolo Guerrero fue multado con 2.934 reales (unos 760 dólares).

"Se negó a soplar, no quiso hacer el test para saber si estaba embriagado y, además, estaba con el carné de conducir vencido. El vehículo fue retenido y solo lo retiró un compañero suyo que aceptó hacerse el análisis y dio negativo", apuntaron las citadas fuentes. 

Cabe mencionar que el capitán peruano se encontraba junto a su pareja Thaisa Leal, quien tampoco pudo manejar hasta que llegó un chofer especializado.

El futbolista peruano llegó a Brasil después de que la selección peruana fuera eliminada en la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018 y está a la espera de su contrato con el Flamengo que termina el 10 de agosto.