Oscar Pistorius lloró y vomitó durante declaración de forense en juicio por asesinato. (AFP)
Oscar Pistorius lloró y vomitó durante declaración de forense en juicio por asesinato. (AFP)

El forense que hizo la autopsia del cadáver de la novia de , Reeva Steenkamp, declaró hoy en el juicio por asesinato contra el atleta que la víctima comió dos horas antes de morir, mientras que el acusado sostiene que se acostó cinco horas antes.

En el estómago de Steenkamp se encontraron 200 mililitros de comida parcialmente digerida, compuesta principalmente por verduras y queso, precisó el perito Gert Saayman.

"Steenkamp comió aproximadamente dos horas antes de su muerte", aseguró el forense, quien detalló que la cantidad ingerida no era la equivalente a un aperitivo o un tentempié, sino a una "comida principal".

En un momento anterior de su declaración, Saayman había descrito con tal detalle las heridas que causaron que hizo que Pistorius, con la cabeza en el regazo durante toda la vista de hoy, vomitara en varias ocasiones.

El velocista Pistorius sostiene que su pareja se fue a dormir a las 10 p.m. del 13 de febrero del pasado año, unas cinco horas antes de que el corredor la matara a tiros creyendo que era un ladrón, según su versión de los hechos.

El atleta reconoció al inicio del proceso haber acabado a tiros con la vida de su novia —que entonces tenía 29 años— a través de la puerta cerrada del baño de su casa de Pretoria, la madrugada del 14 de febrero de 2013.

Saayman corroboró hoy que las balas que acabaron con la vida de Steenkamp eran del tipo "Black Talon", un modelo de munición expansiva diseñada para hacer el máximo daño posible al abrirse cuando entran en el cuerpo.

La modelo tenía heridas en la cabeza, la cadera, la mano y el brazo, y todos estos disparos podrían haberle causado la muerte, agregó Saayman.

Steenkamp presentaba también marcas de varios golpes en el cuerpo que podría haberse dado al caer tras ser tiroteada, observó el forense.

La joven pudo no morir inmediatamente por los disparos, que sí la incapacitaron para cualquier acción voluntaria, añadió.

En otras informaciones aportadas en su declaración, Saayman explicó que en la vejiga de la modelo había la cantidad de orina equivalente a una cucharilla de azúcar.

La defensa de Pistorius mantuvo en febrero del año pasado, durante la vista sobre su libertad bajo fianza, que la vejiga estaba completamente vacía, ya que la víctima había ido al baño a orinar y no huyendo de la ira de su novio, como mantiene la Fiscalía.

La Fiscalía acusa al deportista, de 27 años, de matar intencionadamente a Steenkamp y pide que sea condenado por asesinato premeditado, un cargo que le costaría la cadena perpetua.

El en el Tribunal Superior de Pretoria y está previsto que se extienda hasta el 20 de marzo.