Djokovic deberá defender hasta diciembre los títulos de Shanghai y del Masters de Londres. (AP)
Djokovic deberá defender hasta diciembre los títulos de Shanghai y del Masters de Londres. (AP)

El serbio puso más empeño que nunca para vencer al español por 6-3 y 6-4, y ganar por cuarta vez el torneo de Pekín, donde se mantiene invicto en 20 partidos en la capital de China.

Soberbio con el servicio, con el que no cedió ni una sola bola, y con el que cerró el encuentro con su quinto saque directo, y contumaz y efectivo con la derecha, la lucha entre el que hoy dejará de ser número uno del mundo y , se decantó a favor de Djokovic para imponerse en una hora y 26 minutos.

Con esta victoria, Djokovic corta en seco la racha de tres derrotas consecutivas que Nadal le ha infligido este año, en las semifinales de Roland Garros, en la misma ronda del Masters 1000 de Montreal y en la final del Abierto de Estados Unidos.

Djokovic quiso probar que a pesar del relevo en el trono de la ATP su lucha con Nadal continuará hasta el final de la temporada por acabar la misma como número uno del mundo, y por tanto tendrá más de un episodio como el vivido hoy en la central del Centro Nacional de Tenis de Pekín.

"Aprendí la lección. Fueron unos partidos muy duros y disputados los que perdí con Rafa en pista dura, especialmente el último en Nueva York, por eso necesitaba esta victoria hoy", dijo 'Nole' tras el encuentro. "Quería tener en mis manos el trofeo y ganar a Nadal, que ha sido el mejor jugador de 2013 con mucho", agregó.

Por su lado, Nadal reconoció que el servicio del serbio fue "demasiado fuerte" para él, que no consiguió romperlo en ningún momento este domingo.

"Esta tarde no he hecho mi mejor tenis. Pero él ha jugado a un nivel superior. Al devolver no tuve ninguna ocasión en todo el partido", sostuvo.

El final de la temporada se anuncia explosivo entre los dos jugadores, que en noviembre disputarán el Masters de Londres, reservado a los ocho mejores del año, donde se decidirá el ranking de cierre de 2013.