(Reuters)
(Reuters)

El serbio , número dos del mundo, ganó hoy el Másters 1,000 de Shanghái al derrotar al británico , tercero de la ATP, después de salvar cinco match points en el segundo set por un resultado final de 5-7, 7-6 (13/11) y 6-3.

El serbio, de 25 años, ganó un 'tie-break' de 24 minutos en el segundo set lo que a la postre fue definitivo para lograr el torneo número 13 de categoría Másters 1,000 de su carrera, el tercero de esta temporada tras imponerse en Miami y Toronto.

"Podría haberse ido (el partido) para el otro lado. Él tuvo cinco puntos para ganar. Cuando tengo puntos de partido, intento concentrarme en cada uno de ellos de manera individual", explicó Djokovic sobre una de sus especialidades; ganar 'tie-breaks'.

Con este triunfo, Djokovic consigue también convertirse en el primer tenista de la historia en ganar siete Másters 1,000 diferentes. El suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, que ostentan el récord de victorias en estos torneos con 21, ganaron en seis de los nueve que incluye el calendario.

"Estamos muy cerca. Fue un partido de tres sets muy igualado. Esto es una inyección de confianza enorme que me ayuda en la lucha por el número uno", dijo Djokovic.

Para derrotar a Murray por primera vez en Shanghai, donde se había impuesto en 2010 y 2011, Djokovic tuvo que templar los nervios que le llevaron a romper una raqueta en el primer set.

En el último set fue el escocés el que sufrió el desgaste psicológico de haber perdido el 'tie-break' pagando física y mentalmente haber acariciado la victoria.

"Obviamente estoy decepcionado, he perdido el partido, pero ha sido un choque de máxima calidad, los dos jugamos un tenis increíble en algunos momentos", señaló Murray al final del partido.

"La diferencia entre ganar y perder el encuentro fue de dos centímetros. Hay que poner las cosas en perspectiva. Obviamente es frustrante cuando estás tan cerca, podría haber acabado con un resultado diferente", añadió el escocés.

Finalmente el serbio volvió a ser el jugador que arrasó en 2011 y logró su quinto título de la temporada, el número 32 de su carrera, además de servir de venganza de la derrota en el pasado , en el que Murray le ganó en la final, y de los Juegos de Londres, en los que el escocés le dejó fuera de la lucha por la medalla de oro.