Ningún artista invitado a la ceremonia cautivó tanto como él.  encendió la clausura de con una aparición que tuvo ritmo y sabor.

El ex futbolista brasilero tuvo un momento estelar en la sintonizada ceremonia, en la que participaron artistas de todo el mundo y reconocidas figuras de la música.

Pero ni Will Smith, Nicky Jam y Era Istrefi lograron emocionar tanto a los presentes como el 'crack' brasilero, quien sorprendió tocando un tambor, bailando a su estilo.

El astro brasileño estuvo rodeado de un grupo de bailarines, que armaron la fiesta en la cancha del estadio Luzhniki de Moscú al ritmo de la canción 'Live it up'.