, en conversación con ESPN, reveló uno de sus secretos más grande. El legendario boxeador estadounidense confesó cómo pasaba los controles antidoping previos a sus peleas. 

En su autobiografía, titulada 'Undisputed Truth', Tyson reconoció que, en la mayoría de sus combates, ingresó drogado al cuadrilátero y que usó un pene falso para no dar positivo a las pruebas. 

Ahora, el excampeón de los pesos pesados reveló que usaba la orina de sus hijos y esposa para lograr salir airoso en los exámenes de antidopaje. 

En la entrevista con el medio mencionado, 'Iron Mike' indicó que comenzó a usar la orina de sus hijos ante la posibilidad de ser descubierto por usar la de su esposa. 

"Yo solía usar la orina de mi esposa y entonces ella me decía: 'cuando salgan los resultados te van a decir: señor Tyson, está embarazado', entonces mejor comencé a usar la orina de mis hijos", precisó. 

¿CÓMO LO HACÍA?

Según Mike Tyson, los médicos siempre le daban privacidad para poder realizar el examen y él aprovechaba ese tiempo para usar un pene falso lleno de orina de sus hijos.  

"La mayoría de los hombres, aunque sean gay, se sienten incómodos cuando les muestras el pene, así que cuando les mostraba el pene falso ellos se volteaban. Yo me lo sacaba con la mano y me decían que lo hiciera yo solo", cuenta. 

Cuando los médicos se volteaban para darle privacidad, Tyson aprovechaba para realizar la maniobra y engañarlos. 

TAGS RELACIONADOS