Sabine Kehm, encargada de prensa de Michael Schumacher, habló con periodistas.  (AFP/EFE)
Sabine Kehm, encargada de prensa de Michael Schumacher, habló con periodistas. (AFP/EFE)

El estado de salud de , quien , sigue siendo crítico pero "estable", anunció este miércoles su encargada de prensa, tras 72 horas de cuidados intensivos en un hospital de Grenoble, en el sureste de .

La situación del expiloto alemán de fue "estable" durante la noche y la mañana de este miércoles, "una buena noticia", dijo Sabine Kehm en una breve declaración a los medios ante el hospital en el que el siete veces campeón del mundo está ingresado desde el domingo.

Kehm aseguró que "solo los médicos del hospital están habilitados para hablar del tema", y que solo habrá nuevas ruedas de prensa si hay cambios.

Aunque el martes hubo una "ligera mejoría", su estado se considera "crítico" y los médicos se resisten a realizar un pronóstico, tras haber advertido de que cada hora es crucial.

La portavoz del expiloto anunció además que la dirección del hospital de Grenoble podría impedir la entrada de los periodistas —estimados en un centenar— al establecimiento para garantizar el buen funcionamiento del nosocomio.

El martes, Sabine Kehm ya había indicado que un hombre "disfrazado de cura" aparentemente , y lamentó que "la gente trate de desplazarse dentro del hospital, más allá de la sala de prensa".

El expiloto austríaco de Fórmula 1 Niki Lauda, quien también sufrió un grave accidente en los años 70, dijo a la prensa alemana que estaba convencido de que "hay alguien ahí arriba que intenta ayudarlo".

"Michael no puede hacer nada por el momento", dijo Lauda en una entrevista al periódico alemán Die Zeit. "Solo Dios puede ayudarlo", añadió.

El piloto está acompañado de su esposa, Corinna, y de sus dos hijos, Gina Maria, de 16 años, y Mick, de 14 años.