Michael Phelps se apartó de la natación e ingresó a rehabilitación. (Reuters)
Michael Phelps se apartó de la natación e ingresó a rehabilitación. (Reuters)

Con su carrera en suspenso después de ser arrestado por segunda vez por conducir ebrio, , el deportista con más medallas olímpicas de la historia, inició este domingo un programa de rehabilitación de seis semanas que, según dijo, lo ayudará a comprenderse mejor.

Según sus representantes en Octagon, Phelps empezó un tratamiento que le impedirá competir por lo menos hasta mediados de noviembre, aunque no hay indicaciones de que planee abandonar la natación.

"Los tres últimos días han sido extremadamente difíciles", dijo el atleta estadounidense en una declaración. "Reconozco que no es mi primer error de juicio y estoy sumamente decepcionado conmigo mismo. Voy a tomarme algún tiempo para participar en un programa que me dará la ayuda que necesito para comprenderme mejor", agregó.

Phelps también indicó que ahora requiere concentrar su atención en sí mismo "y hacer lo necesario para aprender de esta experiencia y tomar mejores decisiones en el futuro".

El por la Policía y luego liberado por manejar su vehículo a 135 kilómetros por hora en una zona donde el límite de velocidad es de 72 kilómetros en una carretera interestatal en Baltimore, en el estado norteamericano de Maryland.

La Policía dijo que Phelps tenía un contenido de alcohol en la sangre de 0.14%, muy por encima del límite legal de 0.08%.

El 19 de noviembre será el juicio y si lo declaran culpable, se enfrenta a una condena de hasta un año de cárcel, una multa de US$1,000 y la pérdida del permiso de conducir durante seis meses. Está acusado de conducir ebrio, de velocidad excesiva y de cruzar una doble línea continua.

El estadounidense ya fue detenido en Maryland hace una década, cuando tenía 19 años, por conducir ebrio. Entonces fue condenado a 18 meses de libertad condicional.

En 2009 fue sancionado tres meses por la por unas fotos en las que se le veía fumar de una pipa de marihuana.