Portada de The New York Post  que lo describe como el 'Estadounidense feo'.
Portada de The New York Post que lo describe como el 'Estadounidense feo'.

El medallista jamás volverá a mentir como lo hizo en . Por lo menos eso esperan todos los brasileños que vieron cómo los Juegos Olímpicos que organizan se vieron empañados por la denuncia que hizo el nadador estadounidense, . Su mentira duró 4 días. La historia comenzó el último domingo, cuando la denuncia del supuesto robo se hizo pública.

El inicio

"Ryan Lochte en compañía de Gunnar Bentz, Jack Conger y Jimmy Feigen del equipo estadounidense fueron detenidos mientras salían de una fiesta por unos hombres vestidos como policías", informó un portavoz del Comité Olímpico estadounidense.

"Pararon nuestro taxi y esos sujetos salieron con un distintivo de la Policía, sin la sirena ni nada además de ese distintivo y nos sacaron del auto. Sacaron las armas y dijeron a los otros nadadores que se acostaran en el suelo. Ellos lo hicieron. Yo me negué, no habíamos hecho nada malo", relató Ryan Lochte posteriormente.

La noticia fue un escándalo y en Brasil se activaron las alertas. No se esperaba un incidente así porque las autoridades movilizaron a 85 mil policías y militares para trabajar en la seguridad de los juegos, el doble que en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Gunnar Bentz y Jack Conge fueron bajados del avión cuando se disponían a regresar a EE.UU. (AP) La noche del sábado en Río, Ryan Lochte y sus tres compañeros llegaron a una fiesta en la llamada La Casa de Francia cerca a las 2:00 a.m. No hicieron fila, eran las estrellas de la reunión. Tras beber y pasar divertidos momentos junto a diversas acompañantes, se retiraron a las 6:00 a.m. y no a las 4:00 a.m., como contaron inicialmente.

La verdad

El taxista que los llevó de regreso —y que terminó siendo pieza clave en la investigación— contó todos detalles. Al parecer, uno de los atletas tenía motivos para no divulgar la historia verdadera, mencionó el jefe de la Policía Civil, Fernando Veloso. Ryan Lochte mantiene una relación desde marzo pasado con la modelo Kayla Rae, según la prensa.

El taxi los iba a llevar a la Villa Olímpica, pero en el camino los nadadores decidieron hacer una parada ya que uno de ellos necesitaba ir al baño. Pararon cerca a una gasolinera y allí empezó el incidente.

Los deportistas —al parecer, entusiasmados por el alcohol— comenzaron a hacer destrozos en el local, principalmente en el baño. Los trabajadores intentaron calmarlos pero todo se salió de control.

Un guardia les apuntó con un arma y así logró por lo menos mantener su atención. El incidente terminó cuando uno de los atletas pagó los daños antes de que llegase la Policía. Unas cámaras de seguridad muestran a los cuatro deportistas llegando horas después a la Villa Olímpica. Aún se mantienen eufóricos. Es allí, relata el diario español , que Ryan Lochte llama a su madre para contarle una parte de la historia: esa en donde le apuntan con un arma. Solo minutos después, la noticia se había esparcido por la prensa, mientras los atletas aún dormían.

El escándalo

Un video demostró como los deportistas fueron los causantes del incidente. (AP)

El maquillaje del episodio se convirtió en un escándalo mundial. Ryan Lochte incuso llegó a denunciar el episodio, siempre con su versión de los hechos, pero cuando las autoridades comenzaron a investigar el supuesto robo, rápidamente cayó en contradicciones. Él y Feigen fueron los únicos que declararon.

Tras derrumbarse su farsa, el nadador viajó a Estados Unidos. Es el único de los cuatro que logró llegar a su país, pero será interrogado por la Policía Civil a distancia, con la colaboración del FBI.

Desde Brasil, muchos atletas y ciudadanos le han hecho un pedido a los cuatro atletas estadounidense: ofrecer las disculpas del caso. Tras varios días de ocurrido el hecho las disculpas llegaron. Fue el mismo Ryan Lochte quien lo hizo.

Pidió perdón

"Quiero pedir disculpas por mi comportamiento durante el pasado fin de semana por no ser más cuidadoso y sincero al describir los acontecimientos que sucedieron aquella madrugada y por mi papel en apartar los focos de tantos atletas que están cumpliendo sus sueños al participar en los Juegos Olímpicos", señaló a través de un comunicado.

Aunque en su escrito el deportista no desmintió que recibió amenazas, hecho que aún se mantiene en investigación.

"Es traumático estar tarde con tus amigos en un país extranjero, con la barrera del lenguaje, y tener a un extraño apuntándote con una pistola y pidiéndote dinero para dejarte marchar", agregó.

— Ryan Lochte (@RyanLochte)

TAGS RELACIONADOS