(Internet)
(Internet)

La tenista rusa , ampliamente conocida por su innegable atractivo físico, quiere mantener su relaciones laborales en el estricto campo de lo profesional.

Así lo revela el curioso contrato que hizo firmar a su nuevo entrenador personal, donde en uno de sus incisos se expresa que queda terminantemente prohibido acostarse con ella.

"Queda prohibido hacer el amor con Maria Sharapova", indica literalmente la cláusula que tuvo que firmar Dieter Kindlmann, exjugador profesional de tennis contratado por la rusa. "Tengo prohibido el amor en el trabajo", bromeó tras filtrar él mismo la información a la prensa.

Desde finales del año pasado, Sharapova mantiene una relación sentimental con el búlgaro Grigor Dimitrov, tenista con el que durante su paso por Madrid.

"María es muy feliz con su novio. Hasta ahora no he provocado conflicto de celos entre ellos", explicó el técnico alemán. "Mi trabajo no es fácil", reconoció entre sonrisas.